domingo, enero 22, 2017

NOTICIA 1675ª DESDE EL BAR: ARTE ISLÁMICO, BÁSICAMENTE (1 de 2)

Hace un par de meses me dijeron que había muerto Juana Hidalgo. Quizá a un gran número de personas no les diga nada este nombre. Juana Hidalgo era profesora de Historia del Arte en la Universidad de Alcalá de Henares. Fue mi profesora en varias de las asignaturas dedicadas al Arte a lo largo de la carrera universitaria de Historia. Sinceramente no era la profesora más destacable para mí. Pedagógicamente tenía muchas deficiencias, pero el anuncio de su muerte me hizo pensar, ya que era una mujer relativamente joven, debió morir con 52 años, si no falló en el cálculo quien me lo dijo, en todo caso moriría entre los 50 y los 55 años. La causa fue un cáncer mal curado. Como sea, entre las asignaturas que impartió hubo una que ella misma insertó en los planes de estudio como asignatura optativa. Antes de ella no existía. Sé que hubo un momento que no tuvo alumnos suficientes para mantenerla programada y la facultad eliminó esa asignatura, sin que se pudiera recuperar ni por Juana ni por ningún otro profesor o profesora. Aquella asignatura, que estuvo varios años ofertada, se impartía por las tardes, lo que de por sí hacía que tuviera todas las papeletas para ser eliminada por falta de alumnos, ya que muchos de los estudiantes de Historia, Humanidades y Filologías o eran de fuera de Alcalá de Henares o simplemente preferían acumular todas sus horas docentes por las mañanas para, como es comprensible, tener tiempo libre en su vida privada. La asignatura, aún con todo, era la única asignatura de Historia del Arte en la que noté a esta profesora de Historia del Arte realmente cómoda y segura de sí misma. Se notaba que aquella creación y aportación suya a la oferta educativa en cuanto a Arte en la Historia era lo que le apasionaba. Se trataba de la asignatura Arte Islámico y Mudéjar. Yo la cursé en 2º curso de Historia, en la segunda mitad del año 2000.

En el año 2000 la segunda mitad correspondía a los primeros cuatrimestres del curso 2000-2001, comenzaba en septiembre, por lo que esta asignatura en el curso que yo la recibí tuvo su inicio un año antes de los sucesos de New York de 2001. Por entonces nadie se imaginaba lo que iba a ocurrir, ni que desembocaría en un choque entre la cultura occidental y el islamismo más radical. La preocupación del momento por entonces era más bien las consecuencias del final de la Guerra Fría en 1991, ya que esto había provocado una serie de políticas económicas mundiales que estaban afectando a las políticas sociales y a los derechos democráticos adquiridos, implantándose un capitalismo salvaje que tenía su máxima expresión en la globalización, la cual era contestada por movimientos antiglobalización que se reunían allá donde se reunían los líderes mundiales. Tal proceso se frenó tras los atentados de 2001 y sus guerras consecuentes, pero se retomó unos años más tarde, como es sabido y como hoy día vivimos aún su desarrollo histórico.

En el año 2000, con una carrera de Historia que no sólo no tenía necesidad de alumnos, si no que llegaba a tener tantos que tenía dos grupos y varias aulas para acogerlos, muchos teníamos inquietudes por aquellos aspectos de la Historia de España y de la Historia Universal que se nos habían ido escamoteando de la enseñanza hasta ese momento. Lugares comunes a todo alumnado de España, pues la queja siempre era común en cuanto contactábamos entre nosotros en diversos foros por entonces incipientes y hoy día más que normalizados gracias a Internet y gracias a las conferencias y congresos de Historia. Hablamos de la Plena y Baja Edad Media, de la segunda mitad del siglo XVII, del siglo XVIII, del siglo XX español, en especial de la dictadura de Franco, y, ¿cómo no?, del Islam tanto en España como en el mundo. La carrera universitaria de Historia en Alcalá tenía unos pocos profesores que se atrevían a ofertas asignaturas que daban respuesta a todas esas carencias, aún activas en nuestro sistema educativo. Una de esas profesoras fue Juana Hidalgo con su aportación desde su cátedra de Historia del Arte, si bien existía otro profesor, Barrios, que daba Historia Medieval del Islam en España y en el mundo. Ambas asignaturas las cursé para poder tener bien los conocimientos de visión global de aquellos periodos. Aparte de que comprendía que sólo con ese conocimiento podría comprender mejor la actualidad, el mundo del hoy.


Siguiendo los apuntes de aquella asignatura de Juana Hidalgo, y en homenaje a ella, os anoto unas muy simples y pequeñas pinceladas sobre Arte Islámico.

Conceptos básicos del Arte Islámico:

1.- El Arte Islámico, como cualquier otro Arte, tiene diferentes etapas creativas con sus diferentes estilos, motivos y técnicas, los cuáles se corresponden con la evolución y sucesión de los acontecimientos de la Historia del Islam, sus sociedades, sus Estados y su economía. Es totalmente ingenuo creer que el Arte Islámico es algo estancado o que todas sus formas se repiten en todas sus épocas y siglos.

2.- El inicio de los pueblos islamizados está en pueblos camelleros de Arabia en el siglo VII d.C.. Estos pueblos inicialmente se caracerizan por ser unas culturas en buena parte analfabetizadas, de cultura oral y conocimientos rurales y del desierto. Los conflictos de Mahoma y su viaje de Medina a La Meca en el año 622 iniciará una serie de guerras, de conquistas y de dinastías de gobierno que, al expandirse, hacen que sumen personas de los mundos urbanos y personas alfabetizadaas y con conocimientos cultos. La expansión territorial que emprenden por el mundo no les hace rechazar en principio las culturas y creencias de los pueblos conquistados, por lo que asimilan los estilos artísticos y conocimientos científicos y humanísticos de los lugares que conquistan. Realizan mezcla de todos ellos y dan por resultado un enriquecimiento cultural y una serie de avances y aportaciones propias con características regionales de cada lugar del Imperio islámico, a pesar de que en la base de todo ello lo fundamental es la asimilación y mezcla de todo aquello que van conociendo de las culturas que asimilan.

3.- Los gobiernos islámicos mediévales consideran que han de potenciar el Arte como signo de poder frente a otros pueblos del momento. Europa Occidental en esos momentos estaba en la Alta Edad Media, gobernada por pueblos germanos bastante barbarizados, los cuáles habían acabado con buena parte del Arte y cultura clásica de Roma y Grecia, aunque aspiraban a legitimarse como heredereos de Roma. Hablamos de pueblos como los merovingios, los ostrogodos, los visigodos, los lombardos, los suevos, los alanos, y otros. Mientras, Europa Oriental, como Imperio Bizántino, aún tendrá algo de explendor, pero inicia su decadencia y pérdidas territoriales ante el avance del Imperio Islámico. Con todo, de los bizantinos aprenden que el uso del Arte puede ser útil tanto en el goce y el bienestar, como por elemento de poder de unas elites y frente a otros pueblos. No serán los únicos lugares de los que aprendan. También aprenden de los lugares que conquistan del Norte de África, como Egipto, Argelia, Túnez... como de lugares al Este de lo que quedó del Imperio Persa Sasánida y hasta los reinos de la India. Como sea, el Arte y la Cultura son patrocinados y fomentados por los gobiernos y dinastías del Islam como signo de poder y de diferenciación y progreso social frente al mundo no islamizado.

4.- Inicialmente el Islam no tiene reparos en representar figuras humanas, incluídos ángeles, o incluso a Mahoma y representaciones simbólicas de Alá, pero tras las primeras décadas y un conflicto teológico al respecto, no exento de conflicto político, el Arte islámico evoluciona a ser fundamentalmente de formas basadas en lo geométrico. Aunque hay representaciones de vegetaciones y animales, tienden a lo abstracto para alejarse de lo cotidiano, de lo vulgar, no buscan representar con exactitud lo que ya se ve en la Naturaleza, si no dotarle de otra dimensión estética y simbólica especial. Repiten módulos geométricos. Son arquitecturas cerradas, pero también con un deseo de espacialidad. Así nacen las mezquitas columnarias, que permiten las ampliaciones del edificio si es necesario. Enmascaran esa arquitectura para aparentar también dimensiones y formas del espacio que no son las reales, o también para aparentar una riqueza y un lujo no correspondidos con los materiales, que suelen ser pobres. Trabajan mucho los adobes (ladrillos) y los azulejos, estos últimos dependiendo de la etapa histórica, no en todas. Las enmascaraciones se hacen con placas de yeso, azulejos de colores, juegos de luz interior, mosaicos variados iluminados de forma que parecen moverse... Las celosías (rejillas entrevaradas) permiten pasar la luz de modo que, al paso del día, parece que esta luz se está moviendo.

5.- Reniegan de las imágenes. La figura pierde en naturalismo y gana en abstracción. Con el paso del tiempo y de los siglos volverán a representarse alguna figura en la zona persa, pero se evita emular el espacio real. Desean crear un espacio distinto. Quieren crear algo que no imite lo ya existente, aún estando muy avanzados en el tiempo mantienen este deseo estético. La escultura y la pintura existieron profusamente en principio, pero fueron criticados alegando que el querer representar formas era pretender parecerse a Dios, cosa que les provocaba repulsión. Aunque sí que crearon pequeñas figurillas, como muñecos. En los primeros tiempos habrá pequeñas imágenes, pero desaparecerá su producción. Prácticamente no hay imágenes en el Arte Islámico, ni siquiera en las monedas. No son algo normal, ni habitual.

6.-  La caligrafía, como escritura rúfica, les sirve para ornamentar las construcciones. Loan a Alá o aluden a los gobernantes que las mandan construir, o bien hay poesías al edificio o a aquello a lo que este, o la sala donde están, desean consagrar o dedicarse. También hay inscripciones sobre las abrupciones en los lugares con agua o sobre la justicia, en lugares de Justicia. La escritura se encuentra en fragmentos en franjas que intentan organizarlos. A sus lados suele haber otros ornamentos, los más habituales son tallos abstractos de árbol, atauriques. Estos también están insertos en una especie de paneles. La caligrafía y los atauriques están en bandas geométricas que pretenden organizarlos.

Como es de esperar ante este panorama, en el mundo del Arte Islámico la arquitectura es la más destacada de las Artes. Sin embargo, los arquitectos, escultores, pintores, orfebres, vidrieros y otros no eran considerados artistas, sino artesanos. El arquitecto era el que más prestigio tenía, mientras que pintores y escultores no gozaban de prestigio, pues estaban mucho más condicionados socialmente como considerados artesanos, o sea: personas que desempeñan un oficio como otro cualquiera. Dentro de los arquitectos, repito: considerado artesano pero con cierto prestigio social, se distinguían:

Mi'mar: que era el escalafón más bajo en la construcción, podría equipararse al delineante.

Bonna o banna: Arquitecto que dirige la obra, pero no la ha proyectado.

Hâsib: arquitecto que proyecta la obra. Es el más prestigioso.

Todos ellos colaboraban además con los artesanos que son los artistas que deben completar y decorar sus construcciones, así como los artesanos que deben hacer cuestiones más utilitarias como son por ejemplo las canalizaciones de agua. Todos ellos estaban asistidos por los hisbas, que son los ordenanzas de oficios, que son los que debían preservar las obras de arte en la construcción. Después, cada artista debía estar especializado, no todos debían o podían trabajar todo tipo de asuntos en la obra. Así por ejemplo podía existir un pintor para fondos, otro para paisajes, un ebanista para atauriques, otro para celosías, otro para mobiliario, etcétera. Si estos oficios artísticos se desempeñaban en torno a la arquitectura, recibirán una nomenclatura especial y diferente a aquellos que la ejercían en objetos que no eran usados en la construcción, como el citado ebanista para hacer muebles, o aquellos que trabajaban la orfebrería, el vídrio, etcétera. En todo caso, en el mundo islámico la mayor importancia y fama de quien construía un edificio o monumento no era del arquitecto ni del artista, era en todo momento, y especialmente en los tiempos del Imperio Turco Otomano, del gobernante que encargaba construirlo, de ahí que las obras islámicas recuerden y ensalcen nombres de emperadores, reyes y gobernantes como constructores del edificio, en lugar de recordar a aquellas personas que realmente los proyectaron y construyeron. De este modo, recordando que el Arte era usado como signo de poder, se reforzaba esa idea de poder al considerar al gobernante que ordenaba y pagaba la construcción como la figura más importante de la mezquita, mausoleo, palacio, ciudad, escuela o lo que quisiera que se hubiera construido.

El mundo islámico en sí no tiene una tradición arquitectónica propia. Al ser en origen grupos y clanes camelleros de Arabia, sus poblados eran campamentos nómadas. En todo caso, pequeños pueblos de casas humildes de adobe. Fue sus conquistas y expansiones las que fueron adoptando como propios los elementos arquitectónicos que iban conociendo. Así por ejemplo los arcos de herradura venían del mundo antiguo y del medieval occidental, especialmente de los pueblos germanos como el de los godos. La famosa Mano de Fátima, en realidad era un motivo decorativo y simbólico de los visigodos. Las cúpulas altas y los patios columnados vienen de Bizancio. Los mosaicos eran elementos de la antigua Roma. Determinadas esquematizaciones eran del Arte africano. Las aportaciones de mezquitas en cubo eran copia de algunas construcciones de Egipto, y así podríamos seguir con cada elemento que, combinados y mezclados entre sí, sacados de su contexto original, dan por resultado la arquitectura islámica. Pongamos por caso también que las mezquitas en principio imitan la forma de la casa de Mahoma, donde se hicieron los primeros actos religiosos del islam. Se trataría en principio de una casa con una sola planta y sala rectangular, con un patio previo de acceso, rodeado de un muro. Esa es la planta básica, luego, igual que las iglesias cristianas parten de una forma en cruz que posteriormente se transforma en formas más complejas, las mezquitas, sin abandonar esa idea básica, se vuelven más complejas, como las que tienen patios porticados de columnas, cúpulas bulbosas, dobles minaretes, salas anexas para diferentes tareas, entradas porticadas, etcétera. Habría cuatro tipos de mezquita básicos, sin  olvidar que la Mezquita de la Meca tiene una forma particular y excepcional. Las habría con patio abierto, con patio cerrado, con patio de columnas, y en cubo, más algunas que incluyen cúpulas como la Mezquita de la Cúpula o de La Roca, en Jerusalén, que además es una planta central. O bien recordemos la Mezquita Azul de Estambul, cuya cúpula imita la de la mezquita que hoy día es lo que fue la Iglesia de Santa Sofia, también en Estambul, antes Constantinopla, conquistada por el Imperio Turco Otomano.

martes, enero 17, 2017

NOTICIA 1674ª DESDE EL BAR: LA SALITA, CRÓNICA (1970)

España en su grandeza es un salón familiar donde encontramos un mueble viejo en torno al cual la familia hace su vida, gracias a que en él depositan por igual y sin distinción el televisor, viejos tomos enciclopédicos y las botellas que de tarde en tarde los padres abren para beber en las fiestas de reunirse. Las lámparas aspiran en el techo a ser algo que engrandezca con estilo actual, aunque se quedaron en realidad en otra época más iluminada. Al fondo el cuarto de estar, con sus sillones con visillos y fundas de tela en estampados no afortunados, pero que dotan de una calidez entrañable el convivir con ellos. Un cuarto de estar normalmente reinado por los reyes de la casa, esos padres que, siendo los que administran la casa, dotan de ausencia su presencia. Y las niñas y el perro, con esos juguetes de irse pronto a la playa o a la piscina, junto a la planta en la maceta que a la madre le ha costado mimos y esfuerzo que crezca. Y Velázquez, ¿cómo no va a haber un Velázquez en cada familia que retrate cada instante para la posteridad, para el recuerdo venidero si no con el relato auténtico, sí con el que invente los años?

De todos los pintores españoles de la segunda mitad del siglo XX siempre habrá quien adore a Antonio López y su realismo preciso y casi fotográfico, con su familia real de don Juan Carlos I, a la que comenzó a pintar de jóvenes y acabó el cuadro siendo todos viejos y Juan Carlos I rey emérito. Esa realidad, así casi como de cuento de Borges donde el tiempo atrapado se destrapa por sí mismo en un bucle para ser contado, aunque es de admirar, siempre me admiró tanto como a la vez me hacía sentir que le faltaba justo el relato no fotográfico de la escena. Le faltaba lo no preciso. La magia que nos hace maquinar en la cabeza las mil ideas que nos surjan. Así pues, de la segunda mitad del siglo XX fueron y son de mi especial regocijo siempre el que fuera Equipo Crónica, compuesto por Rafael Solbes (1940-1981), Joan Antoni Toledo (1940-1995) y Manuel Valdés (1942). Los tres pintores se asociaron como Equipo Crónica tras escindirse del grupo Estampa Popular en 1964. La primera vez que vi un cuadro suyo no recuerdo si fue en una exposición temporal o en la permanente del Museo Reina Sofía o quizá en Bilbao. Era un Capitán Trueno dando mandobles y rajando cuerpos en mitad del cuadro de Picasso El Guernica. La irreverencia de Crónica era necesaria para poner en tela de juicio todas las intransigencias y altares culturales, sociales y políticos levantados por la dictadura franquista. Eran por ello también: congtraculturales, incluso aún hoy siguen siéndolo. Ellos eran claramente pintores del Arte Pop, aunque más de un crítico español les ha calificado pintores de la denuncia social española. De acuerdo, sus cuadros están llenos de humor y sátira que denuncia las costumbres y las intolerancias de la sociedad y de la dictadura que les tocó vivir, pero es innegable que lo hacen claramente desde el Arte Pop. Los colores planos, los tonos pastel, la tendencia a la producción de cuadros con variantes como en producción industrial, la elección de elementos muy conocidos popularmente...

En La salita vemos a Las Meninas de Velázquez. Crónica reinterpreta en 1970 esta parte de la familia del rey Felipe IV, uno de los emperadores de España llamado de los Austrias menores por una historiografía propia que hablaba así de los reyes españoles del siglo XVII. Aquel siglo, siglo del Imperio, había sido recogido por el franquismo para hablar de las esencias patrias y alimentar a los españoles de unas glorias pasadas como si fueran presentes. Crónica sabe coger esos elementos de la grandeza española, incluída la del gran Velázquez, apreciado ya en masa por turistas americanos y europeos en esos momentos cuando visitaban el Museo del Prado, y le dan la vuelta para acercarla a la cotidaneidad de una familia si no de clase media al menos de una clase trabajadora que se puede permitir ya unas vacaciones en 1970. Como si se tratara de la casa del pueblo, o de un apartamento en la playa, la realidad imperial española cobra ambientte casi pueblerino pero a la vez mucho más real y cercano a lo que los españoles comunes vivían en aquellos últimos años de una larga y empobrecida dictadura que aletargó todos los modos de ser de España. Se desmitifica la grandeza española para hablarnos la de otra grandeza de los españoles: el saber vivir con poco, el saber disfrutar con cosas más cotidianas. Hay en ese cuadro más elementos para analizar y descubrir la forma de ser de los españoles comunes del siglo XX, que de los españoles del siglo XVII en el cuadro original de Velázquez. La foto de las niñas que no terminan de posar.

El cuadro se puede ver hoy día en el Museo de la Fundación Juan March. Lo cierto es que ningún cuadro de Crónica me suele defraudar. Fueron algo de luz y de humor en el panorama español, tan acostumbrado a mirarse a sí mismo con seriedad y dignidad en cada cosa que hace. Nos han faltado Crónicas que nos recuerden que más que de una furia española, venimos de viajes en coche humilde por la noche rumbo a las playas atiborradas de gente donde algún familiar te recordaría siempre que te pusieras crema protectora, por si te daba mucho el sol.

No hay ámbito español donde un español no aspire a un Antonio López (dicho como metáfora), y menosprecie los Crónica. Saludos y que la cerveza os acompañe.

jueves, enero 12, 2017

NOTICIA 1673ª DESDE EL BAR: UN EXCOMULGADO EN LAS MONEDAS DE EURO

Desde que las monedas aparecieron en algún momento remoto de la Edad Antigua, hace miles de años, una de sus funciones es enviar un mensaje propagandístico del poder y de los ideales de aquellos que las acuñan. El estudio de la numismática nos da numerosos datos de todo tipo a los historiadores. En el caso español, por ejemplo, tenemos el curioso aporte de que algunos nombres de reyes visigodos sólo nos han llegado a través de monedas acuñadas que conservan el testimonio de su existencia, breve en muchos casos y excesivamente regional y en revuelta armada, hemos de pensar en también otros tantos casos. La moneda de Al-Andalus nos periodiza muy bien algunos tramos históricos gracias a la acuñación del número de su año de acuñación. Alejandro Magno dejó constancia de hasta donde llegaban sus dominios, insólitos en aquella época. Los elefantes de los ejércitos cartagineses marcaban en metales preciosos de donde emanaba su autoridad. Los dioses griegos y los animales con relaciones sagradas expresaban por el Mediterráneo que dioses poderosos autorizaban a los griegos a expandirse por el mundo. Los emperadores romanos marcaban con su cara lo que era suyo: las riquezas y todo lo que se pudiera comprar, incluídas las personas, eran suyas, del emperador. Y así podríamos serguir. Pasan los milenios y los siglos y las monedas cumplen esa función, aparte de la económica, envían mensajes tanto a los subordinados de la autoridad que las acuña, como a aquellos extranjeros y otras naciones que los reciben. A las imágenes sumémosle sus lemas. 

En la Comunidad Económica Europea (CEE) se empezó a usar desde 1979 una moneda de cuenta llamada por las siglas ECU. Esas siglas hacían referencia al inicio de la palabra griega que denomina la palabra "escudo", que a la vez fue, entre otras cosas, una moneda que inventó un rey medieval de Francia en el siglo XII ó XIII, no recuerdo, y que se vino usando en Europa como moneda efectiva, y en sus últimos momentos como moneda de cuenta, hasta el siglo XVII. Una moneda de cuenta es una moneda que no se acuña, simplemente fija un valor por el cual se rige el resto de monedas, de precios, de tasas... y en la cual se realizan pagos de cifras muy elevadas a través de documentos de pago o de cobro que justifiquen los traspasos de la cantidad que indique la cifra indicada en esa moneda de cuenta. En Europa se usó el maravedí como moneda de cuenta durante muchísimos más años que el escudo. Pero el maravedí estaba culturalmente más unido al mundo mediterráneo, y esto es tanto como decir al mundo ligado al mundo musulmán y también al mundo italiano e hispano. El escudo, transformado en términos en ECU, en lugar de transformado en otro término que haga referencia al maravedí, de mayor duración en su empleo, manda el mensaje de una construcción de Europa con una identidad cultural que desde luego no es necesariamente mediterránea, aunque también se usaran escudos en las zonas cristianas de las costas de este mar Mediterráneo.

En 1995 al ECU le cambiaron el nombre a euro con unos cuantos reajustes por hacer en su valor, en 1999 era el euro ya una moneda de cuenta en pleno uso. Muchos creen que sus monedas menores se llaman céntimos o centavos, según el país, pero lo cierto es que no. Sus monedas menores se llaman simplementes cents, porque se pensó que esa era la raíz filolológica más común y mayoritaria entre todos los países miembros de la Unión Europea para esas unidades de moneda, mientras que euro se eligió porque era igualmente una raíz que hacía referencia a la palabra Europa. Así andaba la cosa que el dólar, también llamado petrodólar cuando hacía la función de que el petróleo sólo se vendía en dólares norteamericanos, empezó a ser vendido en euros. El dólar quedó afectado, muy afectado. Varios de los mayores productores de petróleo del momento preferían cobrar en euros y no en dólares, porque era una moneda que en esos momentos valía más. Venezuela e Irak estaban en la cabeza de este proceso, pero no eran los únicos en hacerlo. En medio de esto ocurrieron los sucesos de septiembre de 2001 en New York, que llegó a la guerra en Afganistán uno o dos meses después, donde en principio no tenía interés económico, pero sí era dónde se ocultaban varios de los responsables de aquellos crímenes. Sin embargo, comenzó una campaña propagandística para iniciar una guerra en Irak como algo justificado, cuando en realidad no habían tenido nada que ver con lo de New York, sí con otros crímenes contra la Humanidad por los que ya estaban siendo sancionados. Fueron pocos los que advirtieron por entonces que Venezuela comenzaba a ser también puesta en la picota de los medios de comunicación norteamericanos, y posteriormente aislados económicamente, y que otros países productores de petróleo comenzaron a sufrir fuertes presiones diplomáticas y no diplomáticas a este respecto. La segunda guerra en Irak comenzó en 2003. A partir de ahí no se ha vuelto a oír mucho de que exista un conflicto entre cobrar el petróleo en dólares o en euros. Puede que sí se haya dicho, pero yo ya no he vuelto a escuchar mucho de ese tema. Tampoco soy economista. No conozco el asunto.

¿Qué ocurrió entre 1999 y 2003, o si se prefiere entre 2001 y 2003, respecto al euro? La introducción del euro en el mercado internacional como moneda de cuenta en 1999 tenía que ver con que en el 1 de enero de 2002 comenzaría a existir físicamente y circulando por toda Europa y el resto del mundo la moneda del euro. Así ocurrió. La parte más dura de la guerra de Irak y de la de Afganistán en los primeros años 2000 dejaron al mundo con una serie de crisis económicas recurrentes pero leves en comparación con lo ocurrido en 2001. Todo apuntaba a una mejora, en general, pasada la mitad de la década, pero en 2007, a finales de verano, hubo un primer aviso de crisis económica grave, y finalmente en 2008, a finales de verano, estalló esa crisis con origen en el sector bancario e inmobiliaro estadounidense. La crisis ha resultado ser en cifras y alcance más grave que la de 1929. De crisis ya he hablado muchas veces en esta bitácora, me remito a aquella vez que analicé las crisis más graves del capitalismo actual, las cuáles están enraizadas entres sí desde 1873, puede que venga otra aún  más fuerte en breve, pues ha habido una serie de reformas en la Reserva Federal de Estados Unidos que pueden afectar a medio y largo plazo a la economía mundial, según algunos economistas de la prensa escrita.

En Europa el estallido de la crisis en 2008 afectó sólo a los más desprevenidos, no hablo exactamente de países, si no de entidades, privadas o públicas, poco más o menos que como el aviso de 2007. El primer embite fue superado. En 2009 se fue haciendo evidente por toda Europa que la crisis iba a afectarnos de manera dura. Algunos países, como España, lo quisieron negar, otros tenían crisis políticas propias, como Bélgica, y otros empezaban  a cuestionar a sus banqueros, como Islandia. En 2010 al final los problemas económicos en Grecia, España, Italia, Irlanda, y aunque nunca se hayan querido sancionar, también en Francia o Alemania, trajeron la parte más dura de la crisis a la Unión Europea. Las recetas de austeridad primero del eje Francia-Alemania, y desde hace unos años sólo de la voluntad de Alemania, han agravado y empeorado condiciones económicas y de vida de la gente común, derechos adquirtidos, parte de los servicios públicos, como la Sanidad o la Educación, etcétera. No entraré a analizar otra vez en esta bitácora qué pasó cada año, ni de las revueltas de 2011, ni de lo que ha venido ocurriendo posteriormente, aunque no deja de ser curioso que cuando estalló la crisis en 2008 gobernaba el Parlamento Europeo una mayoría conservadora y esta ha sido indiscutiblemente renovada por el conjunto de los europeos, dando el visto bueno a todo lo que hicieron que nos condujo a la crisis, como a las soluciones que aportan, a base de una austeridad cruel con las personas comunes de la sociedad. Todo es válido, al que nos hizo enfermar se le renovó como médico.

Alemania no ha parado de exigir austeridad a todos, especialmente a los países mediterráneos. No hablemos ahora ya del auge de la xenofobia y de la extrema derecha. La cuestión es, volviendo al tema de las monedas, que en 2002 los países miembros de la Unión Europea acuñaron sus monedas: una cara común (la cruz) y otra propia del país miembro (la cara; en una moneda la cruz siempre es donde se indica el número del valor de la moneda). Según se han sumado nuevos países a la Unión Europea, pero sobre todo a la zona euro con derecho a acuñar moneda euro, se han sumado nuevos modelos de moneda respecto a los iniciales de 2002. No deja de ser curioso, pero comprensible, eso sí, que se haya permitido acuñar euros a países que ni siquiera son de la Unión Europea, como Mónaco, Vaticano, Andorra y algún otro. A toda la colección de monedas básicas, entendiendo por básicas a los modelos iniciales, llamemoslas monedas troncales, la Unión Europea permitía cuando pasasen determinados años que cada país pudiera incluir algún modelo nuevo. De ese modo se han acuñado más modelos de los habituales, de los troncales, se han llamado conmemorativas, algunas realmente lo son, otras simplemente son una variante más (sin contar las que por razones obvias, al haber elegido en su cara la efigie de su rey o de su reina, han tenido que cambiarla por el de su sucesor o sucesora en estos años transcurridos). Hay tal cantidad de modelos de euro ahora mismo que es bastante complicado coleccionarlos, reconocerlos, estar seguro de ser una moneda en uso o de la unión, o estar al tanto y actualizado sobre el asunto, pues todos los años varios países de la Unión lanzan sus nuevos modelos conmemorativos.

Yo colecciono monedas, no me va la vida en ello. No soy un gran coleccionista, pero las colecciono. Con muchos años transcurridos tengo ya bastantes modelos de euro diferentes como si no me hubieran costado apenas nada, aunque en su conjunto sumarán lo que su cifra diga, claro. Suelo mirar además qué sale y qué no sale en acuñaciones. Algunas monedas me son totalmente imposibles de conseguir, soy consciente de ello. No me importa. Alemania y España somos los que más monedas diferentes a aquellas monedas básicas emitimos. Todos los años. Nos hemos especializado ambos países en mostrar en moneda nuestros edificios más emblemáticos. Mostramos nuestra arquitectura histórica como símbolo de identidad cultural, pero también de aviso a navegantes: "señores, señoras, nosotros construimos Europa, tomad aquí un testigo de aquellos siglos". Los alemanes tienden a mostrar iglesias y catedrales y órganos religiosos, unas flores de sus tierras y a Mozart, un músico. A los españoles sólo nos ha dado por mostrar a Cervantes, mostramos una catedral de peregrinaje europeo, Santiago de Compostela, y al jefe del Estado, y luego: edificios y monumentos de interés turístico que a la vez hablan de un pasado de larga Historia: los bisontes de Altamira, el acueducto romano de Segovia, el parque Güell y la casa Batlló, la catedral-mezquita de Córdoba, y así otros edificios o monumentos propios de una guía de viajes para turistas. Otros países como Francia no tienen reparo en hacer referencias a organismos, personajes, fechas y otras cuestiones que recuerdan el logro de derechos para las personas. Grecia se remite a recordar que de ellos parte el origen de la cultura europea más extendida. Italia hace lo mismo en cuanto al Renacimiento, es bonito ver como ellos no se detienen en la arquitectura, sino que acuñan a sus pintores, a sus literatos, a sus símbolos culturales humanistas que no son arquitectónicos ni visitables. Suecia hace referencia a la Naturaleza. Bien curioso es ver como los belgas han deseado honrar a un festival de música. Y así podríamos seguir con cada país, sus valores de ensalzamiento en moneda no tienen nada que ver con los alemanes y los españoles. Todo depende de qué mensaje quiera expresar cada uno. Por supuesto, hay monedas conmemorativas comunes a todos los países, como la dedicada a la Carta Europea de Derechos Humanos de Roma y algún otro asunto por el estilo.

Así hoy me sorprendió mucho cuando mi madre me hizo llegar una de estas nuevas monedas conmemorativas que no conocía. Era de Italia, fue acuñada en 2010, por el 200º aniversario del nacimiento de Camilo Benso, Conde de Cavour. Me quedé totalmente sorprendido. Yo ya había sabido que en 2015 Bélgica quisó acuñar una moneda de 2 euros conmemorando la batalla de Waterloo de 1815, cuando Napoleón fue derrotado definitivamente. Muchos países estuvieron de acuerdo con ello, pero Francia se lo tomó a mal y se negó a admitir la moneda. Por supuesto cada país tiene libertad de imprimir lo que desee, pero hay cosas que es mejor hablarlas siempre. Al final Bélgica la imprimió de manera limitada con un valor inédito de 2'5 €. Obviamente, aunque es una moneda útil, no circula, no se usa. El mensaje que se lanza con las monedas es importante. Por ello el veto francés a su derrota de Waterloo, por ello el interés de Bélgica y otros países de que exista una moneda que recordase a Waterloo. Pero por eso mismo me sorprendió mucho que los italianos hubieran colado en 2010 al Conde de Cavour, y además con una muy buena factura de acuñación. Está muy bien detallado. Ha tenido un excelente artista quien haya querido que sea el que lo hizo.

El Conde de Cavour fundó en 1847 un periódico llamado "Il Risorgimento", que le llevó a ser diputado los dos años siguientes, que coinciden con la revolución social y democrática de 1848, donde el socialismo y el republicanismo van a cobrar mayor nacimiento y gran fuerza posterior. Camilo Benso, por noble, no es partidario de estas ideas, pero resulta que en 1848 en una Italia dividida en varios Estados, se producía en el norte una guerra de independencia respecto al Imperio Austrohúngaro, que dominaba varios Estados italianos. Él es de la izquierda liberal del siglo XIX. En 1850 fue Ministro de Agricultura y Comercio, después pasó a serlo de Finanzas entre 1851 y 1858, en el Reino de Cerdeña. En 1855 comprendió que para mantener estrategias favorables a los piamonteses contra los austriacos debía encontrar aliados en Francia y Reino Unido, por lo que en 1855 participó con ellos en la guerra de Crimea contra Rusia. En 1959 el Reino de Piamonte se reafirmó independiente de Austria-Hungría y los austrohúngaros lo invadieron. El rey Víctor Manuel II le nombró entonces Presidente del Consejo de Ministros de Italia, en realidad del Piamonte. Cargo que mantuvo entre 1859 y 1861, año de su muerte. Expulsó a los austriacos de Piamonte, dimitió y volvió a ser elegido presidente. La unificación de Italia tendrá aún varias guerras más. Víctor Manuel II será rey de Italia al final, pero recurrirá a otro personaje unificador no monárquico, el socialista y republicano Garibaldi y sus camisas rojas. La cuestión es que el Conde de Cavour no titubeó en realizar reformas políticas de izquierda liberal muy polémicas por entonces para los conservadores. Por ejemplo, confiscó todos los bienes de la Iglesia, para nacionalizarlos, lo que le valió la excomunión. Más aún, en 1860 logró que Napoleón III le cediera Parma, Módena, Toscana y Romaña a cambio de Niza y Saboya. Así pues tenemos a una Italia que homenajea a uno de sus líderes unificadores en una moneda de euro, aunque no a Garibaldi. Homenajea al Conde de Cavour, que se caracterizó por rechazar las políticas germanas e imperialistas de los austriacos (que no se consideran a sí mismos alemanes pero son de origen germano y cuyo pasado es foco y origen de la primera Alemania imperial), y optó por medidas económicas para nada conservadoras como es la expropiación, nacionalización y fiscalización de bienes de la la Iglesia. Tenemos a un excomulgado entre los personajes que homenajea el euro. Una moneda acuñada en 2010 con motivo de un aniversario; 2010, el año en el que Alemania comenzó a apretar las tuercas a los países del Mediterráneo pertenecientes a la Unión Europea para que hicieran en economía lo que ellos deseaban envuelto en acuerdos en los organismos de la Unión. Italia también tuvo y tiene su "via crucis".

Las monedas mandan mensajes. Me ha sorprendido encontrar a Cavour.

miércoles, enero 04, 2017

NOTICIA 1672ª DESDE EL BAR: MÍNIMO: UN BAR NUEVO EN EL NUEVO AÑO

Con el nuevo año 2017 pienso que lo mejor es quitarme de encima una entrada que pensaba escribir hace meses y no lo hacía. Una de bares de Alcalá de Henares. Ya mencioné algunos en el pasado, pero no tenían entrada específica hasta ahora. Todos menos uno ya tienen un tiempo sus puertas abiertas, aunque varios han abierto en 2016 en Alcalá de Henares. Me dejo fuera de momento otros lugares que aún no he pisado, como pueda ser el restaurante-bar vegetariano y la Cornucopia, ambos en la calle del Empecinado. Entre los que hablo hoy, al menos uno es nuevo, abierto desde el 1 de enero de 2017. Lo dejo para el final. De momento empiezo con uno de los más veteranos, del cual ya hablé la primera vez que hablé de bares, allá por 2006, y que lo he mencionado alguna vez con posterioridad, de pasada. En la primera referencia de 2006 escribía: "EL RELOJ, rock, cerveza, cartel del 'Ataque de la Mujer de 50 Pies' y un piano" (Noticia 165ª, de 22 de octubre de 2006). Las posteriores referencias no os las anoto, pero existen. Muchas cosas han cambiado desde ese 2006 en este bar, que se puede ir considerando ya uno de los clásicos del rock, si bien su ubicación le aleja del resto de bares de rock de la ciudad, aunque no de otros bares de otro estilo de música y también de comida. Para empezar ya no sirven la tabla de medidas de cerveza que en el pasado sirvieron, ni preparan nada de comida a la plancha de día, como antes preparaban. Los dueños no son los dueños argentinos que un día tuvieron, no recuerdo ya si antes de 2006 o todavía en ese 2006. Los dueños de hecho son venezolanos y muy metidos en el mundo del rock, sobre todo del rock clásico de los años 1960 y 1970, que es la música que preferentemente se oye, aunque no dejan de sonar de otras épocas y actuales. Tampoco está ya el piano de pared que hubo. Cuando hay fiestas señaladas en el calendario meten una barra transportable de calle para poder ampliar clientela aprovechando los permisos municipales de beber en la calle, pero siendo el bar muy pequeño, eso reduce bastante el espacio, ocurre pocas veces al año. No hay comida como antes, aunque ponen comida de picoteos con cada bebida, lo que no me parece que haga justificar que se mantenga el nombre de "gastro-bar", yo lo llamaría Rock-bar. En 2016, en otoño, han pintado de rojo su puerta y ventana, lo que recuerda un poco a Londres con ese ladrillo de fachada entre el siglo XIX y el XX que con su color terroso nos recuerda la arquitectura racionalista. Queda bonito. Lástima que el negocio de al lado haya sido reformado esta última semana y haya eliminado el escaparate de la misma época con características de esa misma arquitectura ya centenaria, y lástima que al ayuntamiento le dé igual esta destrucción estética de patrimonio con la excusa de ser un negocio privado que, aparte, intenta mantener el escaparate pero con formas del siglo XXI y una falseada viga tipo siglo XVI. Un poco horrendo el desacierto de lo que fue una papelería-librería que ha perdido hasta ese cartel recordando el pasado social y comercial de la ciudad. Como sea, El Reloj, en la calle Cerrajeros, en uno de los laterales del ayuntamiento, es un bar barato, con buen ambiente, decoración de fotografías de cine, rock clásico fundamentalmente y al cual he frecuentado y frecuento desde hace años. Muchos buenos encuentros y más de una historia personal puedo reunir de allí. Me gusta.

El Island House tampoco es uno de los nuevos, no salvo por su nueva ubicación, en la calle de las Siete Esquinas, donde antes estaba La Posada de las Almas, y muchos años antes el Giardino, entre otros. Este traslado se produjo después de verano, o de agosto, a mejor decir. Los dueños durante el principio de agosto, si no me han informado mal respecto a que son los mismos o tienen que ver entre ellos, no me queda claro, que todo puede ser que lo que he escuchado sea erróneo, pues como digo esos dueños, si son  ellos o relacionados con ellos, habían abierto ya en el comienzo de agosto el Mojo en la calle Empecinado, ya hablé de él en la Noticia 1638ª. Si bien el Mojo ha celebrado concierto de jazz los domingos, el Island House se dedica a los conciertos de rock, de blues, de Rhythm & Blues y cosas así. Si no son los mismos dueños o no tienen que ver entre ellos, al menos quedáis ya informados de las actividades de ambos. La cosa es que el Island es un clásico de los conciertos de esta clase. Hace años, desde finales de los 1990 o principios de los 2000, estaban en Torrejón de Ardoz. Hace un año o un poco más se trasladaron a Alcalá de Henares, a un local de las afueras, al norte de la ciudad, pero han dado el salto a principios de septiembre al centro de la ciudad a esta nueva ubicación. Yo fui a este sitio cuando estaba en Torrejón. Los músicos de Alcalá y de fuera de Alcalá le tienen muy bien valorado. Tiene prestigio musical y de trato a los músicos, lo que no es poca cosa. Para mi gusto los precios son algo caros, ligeramente caros, pero desde luego es un sitio más de rock, ahora más cercano.

El Reto tampoco es nuevo. Está en la calle Gallo, en la esquina frente al edificio de Caracciolos y su sala de exposiciones, la de la Universidad, lo que es el edificio de Filología. Ocupa el espacio que por muchos años acupó La Corte, un local de música pop y a veces electrónica-bakalao en los mejores tiempos de "La Zona", en los años 1990 y parte de los 2000. Cuando fue aquel local recuerdo algún concierto de rock tipo años 1950 y estar yo bailando allí, aunque no era lo normal. La cosa es que El Reto ya lleva bastante tiempo abierto. Su dueño, un chico joven, crea un ambiente familiar y de confianza. Es barato y tiene la peculiaridad de que no vende los litros de cerveza en vaso grande ni jarra, si no en botella, las cuáles no deja que se saquen del bar, cumpliendo la ley. Ponen rock y música bailable. Tienen futbolín y, otro ingrediente, por allí es común encontrar a un cantautor y un grupo de teatro y de poetas conocidos en los espectáculos de la ciudad.  

El Enigma es otro bar de rock, este abrió en la primera mitad de 2016, en el Paseo de las Moreras, donde estuvo una de las etapas del Flamingo Rock Bar, cuando se dedicaba a hacer conciertos. Lo regenta gente muy, muy joven, en consecuencia su clientela es principalmente adolescente. Sin embargo, paradoja, aunque son gente joven los que por allí andan, suenan grupos propios de los años 1990 y 2000. Rock, grunge y otros estilos de aquellas épocas. Será que es lo que se llama "revival", "renacer", quizá ellos ya están indicando un camino de tendencia. No sé. Ando despistado con ello. Para mí, un placer poder escuchar esto en bar. La calle es tranquila. Bien es cierto que tuvo hasta hace relativamente poco más vida musical con un buen conjunto de bares dedicados al rock y a los conciertos. Supongo que la ubicación garantiza a esta gente una calma y una tranquilidad. Espero que cuando escribo esto sigan abiertos, yo creo que sí, pero en estos tiempos ya se sabe que todo pudiera ocurrir. Yo creo que sí, que es un lugar más en la lista de bares a los que ir.

El Café Rock Louisiana es otro de los muy veteranos bares de rock de Alcalá, del que ya hablé en 2006 y en otras ocasiones, me remito de nuevo a la Noticia 165ª. Está en la Ronda de la Pescadería, casi enfrente de las Casas Regionales. Café... lo que es café, yo no le he visto servir café, aunque pudiera ser que sí lo sirvan y yo no haya coincidido a esas horas. Lo que sí ponen es comida del tipo de patatas fritas con salsas y cosas del estilo de la comida rápida. Tienen futbolín, una excelente colección de cuadros con fotos de carteles de conciertos antiguos y fotos no muy conocidas de grupos musicales. Su clientela también es mayoritariamente gente muy joven, aunque el dueño en este caso no es un chico joven. Sus cocteleras son bastante conocidas. El local no está mal y también allí acumulo alguna que otra historia personal. Merece la pena ir también, aunque he de decir que yo ya voy en ocasiones contadas, no por nada, sino por afinidad a los lugares donde encuentro viejos amigos, que ya no los veo tanto allí, pero está bien. 

Utopía es el que más me despista de todos. Está en la calle Postigo, a continuación de la calle Victoria, o de la Plaza de la Puerta de Santa Ana, según se vaya. se ubica en el local que hasta hace poco ocupada el Black and Clover, antes Mazo's. Lo abrieron tras el verano cambiando su chapa-escaparate por estos luminosos extraños que a todo el mundo confunden, que desentonan con la calle, que recibe bromas de viandantes sobre su parecido con las luces de reclamo de un prostíbulo... en fin, no, no es un prostíbulo. Puede que sus luces no sean las más acertadas como reclamo, pero no se puede decir que no intenten atraer clientela con los medios que creen oportunos. Ellos creyeron que esa portada era muy apagada y nadie se fijaba en ella y pusieron las luces. Tienen juego de dardos, me parece, musicalmente es música bailable, cosas comerciales. Están comenzando. Buscan su sitio y su reconocimiento entre los bares de Alcalá como una opción más a la que poder ir.

Por último llegamos al nuevo bar que ha abierto sus puertas el 1 de enero de este 2017: El Templo, en la entrada a la calle Victoria desde la calle Tercia, donde hasta el verano estuvo el bar Don Pablo, al cual yo solía ir cuando buscaba aislamiento y tranquilidad. Conserva afortunadamente su sala interior tal como estaba, con la pintura en relieve de su techo, su suelo a dos alturas, sus mesas de mármol que recuerdan a las cafeterías de la mitad del siglo XX y, de momento, su tranquilidad. La mayor innovación es el acierto de haber colocado en la sala de entrada unas mesas alargadas de asientos altos para quienes prefieren el bullicio de la sala de la barra del bar. La cuestión es que ellos se definen como "gastro-bar". Soy contrario a ese tipo de definición que se está poniendo de moda cada vez más. ¿Es que acaso en el resto de bares que no son de copas no se come? En todos se come. En todos se cocina. La definición de "gastro-bar" es la ocurrencia de algunos "listos" que encontraron en el invento de nuevos términos la respuesta de gente que se deja guiar por ellos como si fueran a algo innovador y con clase, como si todo no estuviera ya inventado. Su invento tuvo éxito y ahora lo acuñan muchos nuevos locales, como este. "Gastro bar" parece hacer referencia a una cocina de autor, como si cada cocinero no fuera en sí un autor. No porque uno que cocina saque referencias de escuela, invente platos o decore mejor o peor, sabe mejor su cocina. Para mí un bar es un bar, y aunque comprendo que llamarlo "gastro bar" indica ya qué clase de cocina se hace en ese local, conmigo estos sitios comienzan desde un toque de desconfianza total y plena. No soy cerrado a ellos, pero me ponen en guardia ante lo que se me va a ofrecer con la excusa de ser "gastro bar". Para empezar diré que no termino de comprender porqué le han llamado al local "El Templo", sólo se me ocurren dos posibilidades: considerarlo un templo a la cocina elaborada, lo que es algo pretencioso, o su ubicación cercana a la entrada principal a la catedral de los Santos Niños, sin embargo, el logo del bar es una cruz de una orden religiosa militar de la Edad Media y de la Edad Moderna, al margen del hartazgo que me produce que se quiera asociar todo lo alcalaíno a lo medieval y lo moderno como si no existiera más etapas históricas en esta ciudad, negándole así su modernidad y su evolución, no entiendo para nada todo esto, salvo que sea porque al dueño le gusta ese tipo de asuntos de órdenes militares medievales. Por otro lado tampoco entiendo el nombre al que han dotado a las tapas que ofrecen. Todos tienen nombres muy originales que poca o ninguna relación tienen con la comida a la que la asocian, que son patatas con salsas, croquetas, pinchos morunos... si bien su elaboración es ligeramente diferente a otros sitios, en detalles ocurrentes. Lo de "gastro bar", al menos, que no quede en una mera invención de nombres con excasa relación aparente con lo que se ofrece. No me termina de convencer que el centro de la ciudad se llene de bares que ofrecen tapas que se alejan por completo de lo que en realidad se ofrecía de tapa en esta ciudad, pues parecen bares pendientes de contentar al turista y para nada al ciudadano, pues dejan en la nada lo que aquí se hacía y se consumía, nuestra cultura de verdad alcalaína. Si Alcalá se hizo hueco entre las ciudades de tapas de España se debe mantener su porqué, no impostar realidades de cocineros que no son alcalaínos pero opinan de todo en cuanto ven un fogón en el que pueden influenciar cuál ha de ser su camino, obviamente no hablo del cocinero o cocinera de este local, ignoro de dónde es, sino de aquellos cocineros que influencian a otros en cómo debieran ser las cosas al margen total del lugar y gente donde harán las cosas. Pedí dos cañas de cerveza, respetan el tamaño grande de la caña alcalaína, que se diferencia de la caña madrileña, que es pequeña. Quizá es muy grande aquí en este bar, pero al menos se respeta esa costumbre de que la alcalaína es más grande que la madrileña. La camarera tardaba en venir por la sala interior, tanto que antes de terminar la primera decidí pedirle la segunda en cuanto la vi aparecer, lo malo fue que nada más pedir cogió mi caña, que aún le quedaban dos o tres tragos, y se la llevó. Eso no se hace, y si se pretende hacer, al menos se pregunta antes. Pero supongo que en realidad esto se debió a que estaban empezando, sería su tercer o segundo día de estar abiertos al público. Es algo sin importancia, se corregirá con el tiempo. Las tapas son más bien para poder saborear algo con la bebida. Hubo una mejor elaborada que la otra. Como sea, pese a todo lo dicho, que en realidad eran valoraciones generales de lo que se está abriendo en Alcalá más que concretas de este bar, aunque alguna cosa concreta he citado, el bar en principio no me disgusta, a pesar de que es ligeramente más caro que otros lugares. Soy fiel a ese espacio, al menos mientras me otorgue tranquilidad cuando la desee. Creo que volveré. Merece además que pruebe alguna cosa más de las que hacen, aunque en esta primera vez una de las dos tapas no me convenció demasiado. Es un bar nuevo y, por lo que oí a personas que parecían gente que tenía que ver con los que abrieron el sitio, sus dueños son gente joven que le ha puesto mucha ilusión a este negocio como su futuro. Sólo por eso se merece oportunidad de conocerlo. A mí el lugar, el espacio, me gusta. Yo volveré.

lunes, enero 02, 2017

NOTICIA 1671ª DESDE EL BAR: LOS LIBROS QUE LEÍ EN 2016

Como todos los años, llega la hora de haceros la entrada sobre los libros que leí en 2016. Como de costumbre, destacaré dos libros de Literatura y una novela gráfica. 

2016: 37 años.
Leí 28 libros, de los cuales ocho eran novelas gráficas (al menos uno de los volúmenes de estas eran en realidad 3 libros diferentes, por lo que en realidad podríamos decir que leí 30 libros este año). Tan sólo cuatro de los libros estaban editados digitalmente y no en papel.

Lo cierto es que este año de todos los libros leídos hay que anotar necesariamente que cuatro de los libros leídos no los leí una vez, si no varias veces, ya que tuve que trabajar en ellos ya sea porque yo mismo colaboraba en su escritura o porque se me pidió por parte de sus autores colaboración o algún texto mío. De ese modo hay que anotar que podría sumar varias revisiones que hice de Relatos de la Gran Guerra para poder publicarlo en mayo con la editorial Atlantis, o bien de otros libros que estoy preparando para su edición. Todo eso en realidad engrosaría el número de libros leídos, pero baste así como lo he escrito, para no confundir lectura por lectura con lectura por elaboración de texto por trabajo. Dicho esto, los dos libros y la novela gráfica que destaco de mis lecturas de 2016, son:

La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera. Lo cierto es que antes que este iba a destacar El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgákov, pero tal libro lo leí a medias entre 2015 y 2016, y como tal ya fue comentado y destacado cuando hablé de los libros de 2015, en la Noticia 1552ª. La insoportable levedad del ser es un libro escrito por un Milan Kundera ya proscrito por el Pacto de Varsovia tanto en Checoslovaquia como en la Unión Soviética, tras la Primavera de Praga de 1968, sucesos reales que aparecen dentro de la ficción del relato. Quizá no es el libro que más me haya apasionado, pero me parece de lo más destacable de mis lecturas de 2016. De este libro nos hablaron por primera vez a un puñado de alumnos de bachillerato un profesor de filosofía que tuvimos, relacionándonos lo que es el mundo de las ideas personales y filosofías de vida en relación a los acontecimientos históricos que nos toca vivir. Aunque supe que tenía película, no volví a oír de este libro hasta la Universidad, hasta la carrera de Historia, en la que algún profesor lo mencionó también como testimonio literario de la segunda mitad del siglo XX y lo transcendente de los años 1960, en concreto del espíritu de cambios en 1968 en las vidas personales, más allá de la Historia general de las sociedades. Alguna vez lo busqué y tuve en mis manos en alguna biblioteca, pero lo cierto es que nunca lo leí hasta este 2016. Lo leí en digital porque me urgía su lectura, de otro modo lo hubiera vuelto a buscar en papel. Me urgía porque estuve escribiendo un libro a medias con la poetisa Sofia Winter y llegados a determinado capítulo era necesario que yo conociera los pormenores de esta novela llena de pasiones y evoluciones amorosas y políticas en sus protagonistas. Supongo que por la temática la novela tiene cierto peso entre aquellos que vivieron en la Europa del Este cuando existió la Unión Soviética. Las libertades coaccionadas por infinidad de variantes personales y no personales muestran un mundo más allá de lo que estrictamente nos construye el relato. Realmente cuenta la historia cotidiana de unas personas que están envueltos entre un mundo conservador del sistema soviético y otro que quiere despertar con una revolución personal y democrática con epicentro en 1968. Amores y engaños amorosos se suceden con un ideario de qué es la libertad que derriba todo concepto previo tanto religioso como político. No es el libro que más me haya apasionado, pero he de reconocer que es una lectura que interesa y que tiene un estilo muy particular que llama a la reflexión sobre la voluntad propia y los acontecimientos ajenos que hacen del hecho de ser un hecho leve, y no transcendente, tan leve que, al creernos transcendentes, se hace insoportable la idea de su levedad, la idea de no tener ningún tipo de control sobre nuestro hecho de ser, nada podemos hacer para ser como deseamos, aunque sí podemos aprender a aceptarnos tal como vamos siendo.


Un campo de batalla antes de la batalla, de Juan Manuel Muñoz Aguirre. Una delicia leer este libro. Juan Manuel Muñoz Aguirre es un poeta y un bilbiotecario de Alcalá de Henares que tiene poca obra publicada, pero la poca que tiene cosecha importantes premios literarios a nivel estatal. Este libro en concreto me ha sorprendido mucho. A principios de verano la librería Diógenes de Alcalá de Henares cerró su ciclo de actos 2015-2016 con un recital de dos poetas presentados por el también poeta Francisco José Martínez Morán. Uno de los recitantes era Juan Manuel Muño Aguirre, que leyó varios poemas de varios de sus libros, pero principalmente de Un campo de batalla antes de la batalla, que es su libro más reciente. Me gustó mucho cómo recitaba, pero aún más sus textos. Un poeta que escribe bien y se lee bien a sí mismo. No pude menos que comprarme el libro, ya sin casi dinero en mi cuenta, y pedirle que me lo firmara. Su poesía usa de una metáfora y unos símiles que saliendo de lo cotidiano se transforman en algo profundo de los sentimientos y emociones del alma. He aquí que creo haber estado ante todo un maestro poeta. Deseo poder volverle a escuchar. Tuve la suerte de tomar unas cervezas tras el recital con todos los poetas presentes esa tarde. El libro lo he saboreado. Muy recomendable. Delicado. Reflexionar sus versos nos da clave y pista para desentrañar mil caminos dentro de sí y de nosotros. De unas motas de polvo flotando en un haz de luz se crea todo un mensaje sobre el amor de alguna pareja. De lo mejor que leí en 2016. La cotidaneidad transformada en mensajes altamente transcendentes del interior del alma profana.

La novela gráfica que destaco es:

La espada salvaje de Conan, en tres volúmenes recopilatorios de 1973 a 1975, por Roy Thomas, Barry Windsor-Smith, Gil Kane, Neal Adams, Jim Starlin, Al Milgram, John Buscema, Pablo Marcos, Alfredo Alcalá, Tony de Zuñiga, La Tribu, Sonny Trinidad y Alex Niño. Estos comic están basados en los relatos y novelas que Robert E. Howard escribió en la década de 1930. Aunque el personaje al cómic en la década de 1960 de la mano de varias editoriales, no lo hizo desde una única serie. Se podía leer Conan Rey, Conan el bárbaro y La espada salvaje de Conan, ahora hay incluso más series y novelas gráficas sueltas sobre el personaje. La espada salvaje de Conan era la edición que se hacía pensando en el público más adulto. Se editaba en blanco y negro con altas y explícitas dosis de violencia y sexo. En 2015 reeditaron estos comic-book en España en libros de buena encuadernación. Yo leía de niño cómics de Conan, pero en sus otras dos series, que editaba Forum en este país, siguiendo las ediciones de Marvel. Eran más para un público juvenil, edulcoradas y menos realistas y precisas en sus dibujos. Siempre quise leer estas otras publicaciones, pero eran caras, no siempre fáciles de encontrar y dífíciles de explicar a tus padres que querías commprar ese tipo de revistas donde un bárbaro semidesnudo aparecía en portada matando a espada o hacha a enemigos con mujeres aún más desnudas a sus pies. La cosa es que pasó el tiempo y nunca compré ninguna de estas revistas, hasta que salió esa reedición y me compré los tres primeros volúmenes. No compré más por falta de espacio para guardarlos y de dinero para comprarlos, pero hubiera merecido la pena. Los dibujantes, guionistas, adaptadores y entintadores que participaron supieron hacer justicia en el Noveno Arte al personaje de las novelas. Hay viñetas que son auténticas obras de arte en cuanto a su perspectiva y trazos. Además, algo se deja traslucir de los estilos artísticos de la contracultura de los años 1970, o de respuesta a esta, según se mire. El realismo con el que es tratado el personaje es muy de agradecer, junto a sus guiones explícitos y tajantes. Pero es aún más de agradecer la minuciosidad y precisión que se tomaron los creadores para recrear hasta el más mínimo detalle de luces, sombras, huesos, armas, cuerpos, monstruos... Nada queda al azar, notándose un trabajo concienzudo probablemente de muchas horas de trabajo y esfuerzo. Muy digno. Leerlo me ha enganchado.

2017 (2 de enero): 37 años camino de los 38.
Estoy leyendo 2 libros.

España a tres voces, por Marcos Ana, Jesús López Pacheco y Luis Alberto Quesada.  Ya hablé de este libro en la Noticia 1662ª. Comencé a leerlo el 24 de noviembre cuando me enteré por la poetisa Rosario Delgado que Marcos Ana, el último poeta vivo de la generación de 1936, había sido ingresado grave en un hospital de Madrid. El día 25 falleció y el 26 leí un poema suyo en el encuentro bianual de historiadores del valle del Henares. Aún estoy leyendo este libro porque he querido leerlo lentamente, reflexionando y parándome más de lo habitual. Creo que es un libro con bastantes poemas literariamente acertados, muy acertados, y otros cuyo valor es más de carácter humano o de carácter de compromiso personal en una lucha contra el franquismo por la libertad y el fin de la dictadura. El libro fue escrito por tres poetas que habían pasado por las cárceles de Franco. Marcos Ana lo hizo nada más terminar la guerra al haber combatido por la República desde el partido comunista. Fue el preso político que más años ha estado en la cárcel. Luis Alberto Quesada, también comunista y miembro de las brigadas internacionales (era argentino de ascendencia inmediatamente española), llegó a salir de España al acabar la guerra, pero las circunstancias de la Segunda Guerra Mundial hicieron que tuviera que volver a entrar en España, donde fue preso y sólo liberado años más tarde gracias a las acciones del gobierno argentino. Fue quien creó la editorial La Rosa Blindada, en Argentina, desde la que trató de editar los textos literarios o de reflexión de todo autor de izquierdas que sufrían represión, persecución o que no encontraban editores. Suya fue la idea de editar este libro a tres autores. Jesús López Pacheco era el más joven. Fue un niño de la guerra. En los años 1950 fue alumno de Tierno Galván en la Universidad. Ganó varios premios literarios y participó de asociaciones intelectuales contra la dictadura, lo que le valió pasar brevemente por la cárcel y posteriormente exiliarse a Canadá. El libro fue editado en 1961. Cuando se reeditó por segunda vez este libro en 1963 Marcos Ana llevaba unos meses libre por primera vez desde 1939, pues fue liberado en 1962. El libro se reeditó de nuevo en 1965 ampliado con más poemas. Yo tengo la versión de 1963, que incluye grabados de José Ortega y la transcripción de un discurso que dio Marcos Ana en un acto público celebrado en el Mahatma Gandhi Hall de Londres el 3 de junio de 1962, dedicado al apoyo a los presos políticos de España. Yo conocí a Jesús López Pacheco en 2012 a través de mi trabajo como archivero en el Archivo General de la Administración al estar identificando y archivando parte de su archivo personal, donado por la familia. Busqué por entonces libros suyos y compré la novela Central eléctrica, este otro lo vi y le seguí la pista, pero no lo compré porque era caro. Lo compré en 2015 con un dinero que conseguí. Seguía siendo caro, pero dentro de lo caro lo compré barato gracias a Iberlibro, de una librería de Buenos Aires. Es la primera edición, aún con las páginas in tonso. El libro está descatalogado y es una rareza. No sólo es una rareza por los tres autores que reúne, lo es porque no lo ha editado ninguna otra editorial, lo es porque es un libro del exilio, lo es porque los tres autores, con el tiempo, han cobrado la importancia que tienen en la literatura española. Los poemas que contiene son en realidad muchos de los poemas que compusieron Marcos Ana y Luis Alberto Quesada en la cárcel, más alguno de Quesada recién liberado, entre 1939 y 1962. Los poemas de López Pacheco son un libro completo que fue censurado en España, Pongo la mano sobre España, por lo que extrañamente se trata de la primera edición de ese libro, que no es por sí misma, si no dentro de esta colaboración. Una joya para los estudiosos de Literatura. De hecho, muchos de los poemas de Marcos Ana son los que luego él mismo compiló para crear algunos de sus libros de poemas más célebres, uno de ellos reeditado tras su muerte y llenando las librerías y sus escaparates de cara a que sea comprado como regalo de Reyes. El propio Marcos Ana, preguntado por mí a través de mi amigo Julián Vadillo, dijo acordarse de España a tres voces, pero le resultaba algo lejano, como si ese libro ya nadie lo recordara. El libro puede ser leído desde lo literario al análisis histórico, sociológico y del pensamiento de los presos y de los exiliados del franquismo. es muy interesante, algunos de sus poemas pueden pasar por actuales, ya que tocan aspectos del franquismos referentes a su economía y su mundo laboral que, al no nombrar a la dictadura de manera directa, nos recuerdan aspectos muy presentes en España desde las reformas laborales de 2010 y de 2012. Un libro que estoy realmente saboreando. Sólo mme quedan unas diez páginas, pudiera haberlo incluído en los libros leídos en 2016, pero he preferido ser estricto ya que lo acabo en 2017.

Temario de estudio de oposiciones a archivero, por varios autores. En realidad estoy a punto de empezarlo. Lo he comprado con mi último sueldo. Nada menos que 250 euros. Una friolera que tiene pinta de no ir a ninguna parte, pues se dice que sacarán cincuenta y cuatro plazas de archiveros públicos este año en España, pero la última vez que hubo exámenes de oposición para archiveros, el pasado 2016, la cifra era similar y se presentaron miles de personas. Por muy bien que uno haga el examen, lo que es complejo, por fuerza muchos serán eliminados porque sí. Cincuenta y cuatro plazas no pueden cubrir las necesidades, espectativas y resultados de miles de personas. Sinceramente, necesito estabilidad laboral y futuro. No es un libro que se lea por gusto, menos cuando uno acumula más de tres años y medio, cerca de cuatro, de experiencia como archivero. Lástima que España malgaste tantos recursos humanos de gente que prepara y luego olvida. De hecho, me despido de hoy, ante esto, con un poema de Jesús López Pacheco del anterior libro mencionado, poema escrito en 1959:

Madre España

Madre enemiga y dura,
madre España.
Los hijos de tu vientre
son huérfanos de patria.

Madre enemiga y dura,
madre España.
¿Por qué los naces, ay,
si luego los desamas?

(Jesús López Pacheco, 1959; Pongo la mano sobre España, en España a tres voces, 1961).

jueves, diciembre 29, 2016

NOTICIA 1670ª DESDE EL BAR: ONCE AÑOS DE NOTICIAS DE UN ESPÍA EN EL BAR

Ya son once los años que existe esta bitácora de Noticias de un espía en el bar. Tal día como hoy de 2005 comenzó esta andadura, habiendo empezado unos meses antes El extraño caso del Chico Gris, el cual me animó a empezar todo esto. Todos los años conmemoro esta onomástica con una entrada especial dedicada a la reflexión sobre Internet, los medios de comunicación, las bitácoras, esta bitácora o la felicitación del próximo año, al estar a dos días de Año Viejo-Año Nuevo. El año pasado con motivo de los diez años de blog publiqué una entrevista que me realizó Miriam Blanco. Este año retomo la cita de cifras que hice en 2014. Y es que si algo destaca este año decimoprimero es sin duda la gran explosión que ha tenido este espacio en cuanto a repercusión mediática. Una explosión que se dio a partir de finales de mayo, coincidiendo con la publicación de mi primer libro editado, con la editorial Atlantis, Relatos de la Gran Guerra. A partir de ahí es un hecho la revalorización de lo que escribo en cuanto a lectores que me buscan para leerme y eligen leerme. La cosa es que si en 2014 se había crecido a un total de un promedio de 5.280 lectores al mes, este año se ha elevado la cifra nada menos que a 18.366 lectores mensuales como promedio. Si en 2014 hubo un crecimiento dejando la cifra total de 63.370 lectores ese año, en 2016 hay 220.391 lectores en cifra total. Gracias. Muchas gracias.

De las diez entradas más vistas y leídas en el total de existencia de esta bitácora, si en 2015 apenas hubo cambios respecto a 2014, en el estallido de lectores de este año ha ocurrido que cinco de ellas son de este mismo 2016. En apenas los pocos meses que llevan de existencia esas cinco entradas se han colado en la lista de esas diez más leídas en once años de Noticias de un espía en el bar. Por otro lado, en cuanto a los lectores a nivel de procedencia, si en 2014 este era el orden de los países que las estadísticas reflejaban como los que más leían estos escritos míos: 1º España, 2º México, 3º Estados Unidos de América, 4º Alemania, 5º Argentina, 6º Colombia, 7º Francia, 8º Chile, 9º Federación Rusa y 10º Perú, en pleno año 2016, el decimoprimero de existencia del blog, este es el nuevo orden de lectores por procedencia: 1º España, 2º Estados Unidos de América, 3º México, 4º Alemania, 5º Federación Rusa, 6º Argentina, 7º Colombia, 8º Francia, 9º Chile, 10º Perú. Tengo que anotar además que en los últimos meses los lectores de Estados Unidos de América han superado con frecuencia a los lectores españoles, y que rusos, alemanes y argentinos igualmente están cada vez más en auge.

Hace pocos días la pantalla de mi ordenador, que tiene ya cierta antigüedad, se fundió del todo. Temía que pudiera ser cosa del equipo en general, o que hubiera sido el reverter, como me dijo un técnico, sin embargo había sido que la pantalla dijo que de puro viejita y uso su luz ya no alumbraba más. Con parte de mi último sueldo fui repararlo, le pusieron una pantalla nueva. Tal servicio me lo hicieron en Informática Áurea Componentes, de la calle Santa Teresa de Alcalá de Henares, en el nº 7. El chico que me atendió, un hombre joven, fue muy amable, sincero y eficiente. Trabajó muy rápido y barato, y está todo perfecto. En apenas una hora y media estaba todo mirado y resuelto. No tienen web ni email, sólo un número de teléfono, 918820986. Venden y reparan equipos informáticos, accesorios y consumibles... y me dieron un calendario de bolsillo de 2017, cosa que sinceramente estoy muy agradecido porque los uso y cada vez los edita e imprime menos gente. Os recomiendo esta tienda-taller de reparación, sin estos espacios se haría un poquito más difícil que esta bitácora u otra pudiea existir, ni tener lectores. Cierro por hoy esta entrada con ese reconocimiento y deseándoos:

FELIZ NAVIDAD y FELIZ Y PRÓSPERO AÑO NUEVO 
Que todos los seres os sonrían.

Saludos y que la cerveza os acompañe. Gracias.

Y os recomiendo como mejor lectura que esta entrada, la entrada anterior, dedicada al análisis y selección de las fotos que creo que son las más significativas de 2016. Podéis ir a ellas por aquí.

martes, diciembre 27, 2016

NOTICIA 1669ª DESDE EL BAR: LAS IMÁGENES DESTACADAS DE 2016

"No puedo creer que esté protestando por esta mierda en 2016", decía la pancarta que sostenía una joven de raza negra en Baton Rouge, la capital del Estado de Louisiana, en Estados Unidos de América, el pasado mes de julio. Desconozco quién hizo la fotografía, pero la instantánea no puede ser más clara. Quizá no sea la fotografía que más ha llamado la atención a los medios de comunicación en general para crear los resúmens fotográficos de este año 2016, pero sí ha llamado mi atención como significativa. Hace ya unos años que trato de compartir con vosotros la imagen que destaco del año al final de cada año, poniendo una de todos los años al final de década si el año es final de década, como lo fue en 2009. Este año 2016 no me he decidido por una fotografía, sino por cuatro. 

Para empezar he elegido tres que creo que se completan entre sí. Este año 2016 creo que una de las cuestiones más significativas ha sido la relevancia de nuevo en la política y la sociedad del auge del racismo. Por supuesto este auge no es exclusivo de Estados Unidos de América, como podría hacernos pensar la fotografía de julio en Baton Rouge. Así por ejemplo, el 6 de mayo de 2016 la ciudadana de raza negra y activista por la igualdad, Tess Asplund, se colocó frente a una manifestación de ultraderecha neonazi en Borlänge, Suecia, sin reparar en lo que pudiera ocurrirla, o quizá muy consciente de lo que pudiera ocurrirle. Con el puño cerrado en alto, símbolo de la izquierda política, pues sólo en Estados Unidos se podría unir este gesto con el movimiento Black Panther (que tambíen era de izquierdas), se puso delante mientras le pasaban por los lados. No le ocurrió nada, quizá gracias a la policía presente y a los medios de comunicación. La instantánea fue captada por David Lagerlöf y rápidamente se transformó en un símbolo de una triple lucha. La principal: la lucha contra el racismo. La secundaria: la lucha de las libertades y las igualdades democráticas y de izquierdas frente a las intolerancias de la ultraderecha que vuelve a tomar fuerza también dentro de la Unión Europea. La terciaria: de algún modo también fue un símbolo de la lucha de la mujer por sus derechos, al haber sido esta ciudadana mujer y no hombre hubo quien remarcó este hecho como hecho de mayor lucha, aunque probablemente en la cabeza de Tess en esos momentos la única lucha que cabía probablemente era la de la igualdad racial y, a juzgar por el puño cerrado, la lucha contra la ultraderecha. 

En el mismo mes de julio de la foto de Baton Rouge, en Louisiana, en el mismo Estados Unidos de América, pero en Dallas, Texas, otra mujer se ponía enfrente de hombres blancos, en esta ocasión de un grupo de policías antidisturbios equipados con armaduras policiales y armas. Ella, con el aire haciendo flotar su vestido largo y sus gafas de estudiante universitaria, les espera tranquilamente de tal manera que la imagen captada parece indicar que su paz derrota como por magia épica la violencia de los guerreros que van a por ella. La foto fue difundida por la agencia Reuters, la hizo Jonathan Bachman, y para los estadounidenses esa imagen, sin gestos claramente de izquierdas, es la que representa la lucha por la igualdad de derechos en este 2016. En Estados Unidos este año hubo una cifra elevada de abusos policiales contra la población de raza negra, hispana e inmigrantes en general. En concreto el asesinato injustificado y la brutalidad policial contra hombres jóvenes de raza negra, pero también contra mujeres, provocó una infinidad de disturbios raciales. El fenómeno se dio especialmente en los Estados del Sur, una sociedad marcada por el racismo por la esclavitud hasta 1865 y por la creación de las políticas segregacionistas hasta la década de 1960. Sin embargo, en algunos Estados del Norte igualmente ocurrieron episodios de disturbios raciales. Las cifras dadas por las estadísticas estadounidenses hablan de que en este 2016 se han igualado o superado el número de incidentes raciales a los que hubo en los años de 1960, depende del año que sea una cifra igual o superior. Curiosamente, en las dos legislaturas del primer presidente de raza negra en Estados Unidos, Barack Obama (presidente de 2008 a 2016), el repunte de violencia policial contra los negros y los consecuentes disturbios, así como sentencias judiciales polémicas, es un hecho. Yo me pregunto si aparte de lo racial, dada la raza del presidente, pueda haber connotaciones políticas. No hubo año de gobierno de Obama en el no haya existido una gran matanza con armas de fuego, esto también son cifras aportadas por Estados Unidos. Pensemos que en las elecciones presidenciales de este año el Partido Repúblicano ha ganado al Partido Demócrata y que en consecuencia a finales de enero gobernará Donald Trump, un político que aboga por culpabilizar a los inmigrantes, especialmente hispanos, de los problemas, laborales, económicos y de seguridad de todo Estados Unidos. En su discurso hay grandes dosis de xenofobia y racismo, dosis que ya estaba en su trayectoria pasada en algunos de sus actos antes de meterse en política. El propio Ku Klux Klan, la organización secreta ultraviolenta y ultrarracista de ultraderecha que nació en los Estados del Sur tras la Guerra de Secesión defendiendo la supremacía de la raza blanca anglosajona, ha apoyado y aplaudido la campaña electoral y la victoria de Donald Trump. ¿Cómo afrontará Estados Unidos el próximo disturbio racial cuando gobierne Trump? Es algo que aún está por verse en hecho la respuesta, pero, volviendo a estadísticas estadounidenses, las agencias de seguridad ya hablan de un aumento de casos de racismo de baja y alta densidad en aquellos lugares donde la victoria de Trump es más que evidente. Los derechos sociales de igualdad defendidos por Martin Luther King y Malcom X y apoyado por John Fitzgerald Kennedy y Johnson en la década de 1960 no están en peligro, pero la normalización de un sentimiento de igualdad racial parece resquebrajarse ante el aumento de estos episodios. Sólo cabe desear que no se transforme en una brecha insondable de futuro incierto. Si Estados Unidos pareciera que tuviera un frente abierto de violencia interna por falta de unidad, este pudiera ser el asunto racial en pleno 2016. No están en juego los derechos políticos y legales adquiridos, si no la convivencia social.

Pero el auge del racismo no es exclusivo de Estados Unidos, como ya dije. En la propia Unión Europea el avance de partidos de ultraderecha en sus Estados, especialmente en los de Centroeuropa y del Norte de Europa, es un hecho evidente. Ya no es un caso de los parlamentos de Bulgaria, Grecia o Polonia, en Austria están casi igualados al partido ecologista ganador de las elecciones de este año, en Alemania ganan Landers (Estados), en Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca cada vez se muestran más, en Holanda están a punto de ganar sus próximas elecciones, como tal vez en Francia si no se reacciona, en Reino Unido el lenguaje y discurso xenófobo contra el resto de europeos y contra los emigrantes de Próximo Oriente es el que ha logrado precisamente la salida de este Estado de la Unión Europea en su referendum llamado popularmente "Brexit". Precisamente la llegada masiva de refugiados de la Guerra de Siria, un conflicto que también ha dado fotografías muy interesantes este año, es uno de los hechos que más ha alimentado el discurso más reaccionario y etnocéntrico de estos partidos políticos. Tienen ciudadanos que les escuchan, no obstante: ganan votos. La reacción de la sociedad europea no tiene respuesta en sus políticos, extremedamente preocupados en las políticas económicas desde una perspectiva capitalista muy desligada de las necesidades de los ciudadanos comunes. La propia sociedad europea en conjunto debería reaccionar comprendiendo la democracia como lo que realmente es, que no sólo es el derecho y ejercimiento del sufragio, sino también una serie de valores humanos, derechos y deberes que ya en la revolución americana y en la francesa del siglo XVIII quedaron fijados por escrito, reconociéndose por entonces que estos derechos humanos no eran vigentes entonces por ser escritos, sino que un derecho humano existe de manera intrínseca, siempre está vigente. También la Sociedad de Naciones de la primera mitad del siglo XX y la Organización de Naciones Unidas desde 1948 dicen exactamente lo mismo. La democracia no es sólo el sufragio, y sin respeto a determinados derechos humanos no hay  democracia aunque se vote. No todos los partidos que se presentan a las elecciones son demócratas. Si los políticos no reaccionan, han de ser los ciudadanos con su acción social reclamando democracia al reclamar los valores en los que esta se sustenta, como hizo en Suecia Tess Asplund frente a una manifestación neonazi.

Pero, como dije, no he podido evitar compartiros una cuarta fotografía este año, en lugar de una. En este caso la veo en cierto modo ligada a la temática de las tres anteriores. Fue realizada el 6 de agosto desde una favela de Río de Janeiro, Brasil. Fue el día de la inauguración de los Juegos Olímpicos. Aquella noche el fotógrafo Tércio Teixeira captó esta imagen de unos niños de la favela contemplando a lo lejos las luces y los fuegos artificiales que salían del estadio olímpico, uno de ellos realizando una fotografía digital, para recordar en imagen aquel momento. Allí, donde las chabolas y la miseria combinaban con la excasa luz eléctrica de una farola improvisada, se observaba el esplendor de la riqueza de un festejo lejano para sus vidas, cercano en la distancia. bajo aquellas luces y fuegos artificiales estaban las elites deportivas de todo el planeta junto a una gran cantidad de dignatarios políticos y económicos de todo el mundo. Las favelas habían sufrido desde hacía dos o tres años diversas oleadas de acciones policiales de los cuerpos de elite que incluyeron carros de combate urbanos y armas de fuego pesado que acabaron en matanzas de traficantes de drogas y sicarios, pero también de gente inocente empobrecida. Era algo que ya había ocurrido en los años 1990 con la visita del Papa Juan Pablo II. Desde 2012 se habían producido en Brasil diversas protestas por el derroche económico en la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016 mientras la pobreza y la falta de medios y recursos de la ciudadanía más empobrecida era un hecho y mientras la corrupción dejaba al gobierno al borde de su cese, como así ocurrió tras los Juegos Paralímpicos. Tales protestas habían sido contestadas con violencia policial, casi la misma empleada contra el narcotráfico en las favelas, pero esto no evitó que se siguiera protestando. En este caso existe en las favelas una mezcla de racismo combinado con la lealtad o no al Estado o a la favela, según el bando escogido, pero sobre todo un componente de extrema pobreza contra un mundo corrompido que celebra una de las celebraciones que requiere de grandes recursos económicos, los que Brasil no usaba en políticas sociales con sus ciudadanos más desfavorecidos. Paradójicamente, pero con cierta lógica consecuente, estos juegos olímpicos batieron el récord de venta de drogas y prostitución en la Villa Olímpica y sus alrededores. Esa imagen desde la favela mirando los fuegos artificiales descubre el mundo impostado en contraposición a la realidad social. Aunque exagerado para Europa, no para Brasil, pues la imagen es real, se puede descubrir una metáfora de hacia donde se ha avanzado en un mundo que desde la crisis iniciada de 2008 los ricos han ido aumentando sus beneficios y los trabajadores y pobres han aumentado sus miserias.

Las imágenes, como siempre, aumentan si se pulsa sobre ellas.