sábado, julio 31, 2010

NOTICIA 809ª DESDE EL BAR: NOTICIAS DE UN ESPÍA EN EL LABORATORIO

En julio del año pasado me enteré que alguien de Ciencias homenajeaba mi blog creando uno con un nombre similar (Noticias de un Espía en el Laboratorio) y escribiendo en su presentación que lo iniciaba en homenaje a mí. Siempre crei que era alguien conocido bajo un pseudónimo, John Doe. Llevo un mes o algo más viendo y leyendo que tal lector, al cual ya puedo afirmar que desconozco en persona, padece un cáncer grave, como él mismo relata, ya que ha ido transformando su blog en una especie de diario acerca de cómo conlleva su enfermedad. Su blog es un blog donde aparte de hablar de ese tema transcendental es un blog donde se habla mucho de ciencia y de una manera muy informada e interesante, personal. Le ha dado ese toque de bitácora personal acerca de temas que puedan interesar a la gente, porque el propio autor está interesado y disfrutando de esos temas que va proponiendo, más o menos en eso recoge la idea de mi propio blog.

Hoy, tras la sugerencia de un amigo, el batería de Muro y de Silver Fist (entre otros), el señor Iván Manzano (si pincháis en el nombre le veréis en la heavypedia), quiero homenajearle yo a él poniendo esta referencia a su espacio en la blogosfera. Lo que cuenta es algo importante. Es importante para él y es importante, por ello, para nosotros, el que lo quiera compartir. Para él le mando mi apoyo, no le conozco en persona pero creo que si le ha gustado este blog y he accedido a él tras conocer que era uno de mis lectores y que me homenajeaba le debo este apoyo en estos tiempos de su vida. Tiempos que, no nos engañemos, más a tarde o más temprano viviremos todos de algún modo. Os invito a leerle y a disfrutar de lo que de la ciencia nos cuenta, que es mucho. Un saludo y que la cerveza os acompañe... especialmente a ti, John Doe.

viernes, julio 30, 2010

NOTICIA 808ª DESDE EL BAR: DE VACACIONES Y PUTADAS

Vacaciones. Al fin vacaciones. Es la primera vez que un trabajo me concede un mes seguido de vacaciones. Unas vacaciones que vienen con el veneno del gobierno y su reforma laboral mediante la cual una empresa podrá despedir a un trabajador si prevee que va tener pérdidas en sus beneficios previstos. Cuando acaben las vacaciones de agosto, ¿cuántos habrán pasado de la rabia de esta noticia a la pasividad del "qué le vamos a hacer"?
Vacaciones, para algunos serán permanentes. También hay que tener un recuerdo para aquellos trabajadores que en este mes de agosto no les renuevan el contrato pero les dicen que les volverán a contratar en septiembre, y que de ese modo pueden descansar el mes preferente de las vacaciones de empresa. Es un claro fraude de ley, pero parece que la reforma laboral no pretende perseguir y castigar a los empresarios que causan estos males a los trabajadores, sólo parece interesado en facilitar el despido de trabajadores. A fin de cuentas los que nos gobiernan se van a ir de vacaciones también, y ellos no van a tener problemas en sus bolsillos.
Que la cerveza os acompañe.

lunes, julio 26, 2010

NOTICIA 807ª DESDE EL BAR: ¿POR QUÉ EL PARQUE O'DONNELL ES EL PARQUE O'DONNELL? (y 3)

Así se encontraba el general Leopoldo O'Donnell cuando en 1899 el ayuntamiento de Alcalá de Henares decidió poner su nombre al nuevo parque que estaba construyendo. Llevaba 31 años muerto. Muerto desde el 5 de noviembre de 1867, por tifus a los 58 años . No había llegado a ver la Revolución Gloriosa del año siguiente, 1868. Este es su mausoleo, de estilo Diocechesco Isabelino. Se encuentra en Madrid, en la iglesia parroquial de Santa Bárbara. Esta fotografía la realizó Luis García el 19 de febrero de 2009. Realmente O'Donnell estaba así, evidentemente muerto, pero digo así: en una tumba de mármol ricamente decorada con esculturas de arte creadas por Jerónimo Suñol en 1870.

¿Por qué los alcaldes Francisco Rajas Gómez y Félix Huerta y Huerta se acordaron en 1899 del viejo general muerto para dar su nombre a su creación más mimada para la ciudad? Vamos a verlo. Para ello necesitamos concocer cuál fue la vida de aquel general. Obviamente su nombre no era muy español, aunque él sí era español. Para ser más exactos era medio irlandés y medio español. Había nacido descendiente por vía paterna de un clan irlandés dedicado a la guerra desde el siglo XV, y por ello ennoblecido. Su madre era noble de linaje español. Su gran momento militar que le iría colocando en la Historia de España vino cuando tenía 34 años. Por entonces él era capitán y corría el año 1833, el año que estalló la Primera Guerra Carlista. En una idea simplona para no complicar el texto, diré que básicamente en aquella guerra se alinearon de lado del pretendiente al trono español Don Carlos (para algunos Carlos V) los partidarios de la monarquía absoluta y el ultramontanismo (estos eran católicos más conservadores en su catolicismo que el propio Papa del momento), mientras que del lado de la reina niña Isabel II se pusieron los monárquicos liberales (estos eran partidarios de una monarquía controlada por determinadas leyes tales como pudieran ser cartas otorgadas, o constituciones, o sufragios, etcétera, eran, para entendernos, la izquierda del momento). Sin embargo los liberales estaban divididos en varias facciones. Luego volvemos sobre ello. La cuestión es que casi toda la familia de O'Donnell era carlista, él se puso de lado de los liberales isabelinos. Pronto se transformó en un héroe de guerra que ascendió rápido debido a varios triunfos. Tanto que para 1839 había terminado la guerra con el título de Conde de Lucena y había ido ascendiendo hasta teniente general.


Ahora es el momento de hablar de las diferencias entre los liberales. Dentro de los liberales existían los llamados moderados, que serían el equivalente a los conservadores, y los llamados radicales, que eran los futuros progresistas y exaltados, estos últimos serían el equivalente a la izquierda. Los progresistas eran monárquicos partidarios de una constitución que cortara poderes a las elites conservadoras habituales y limitara el papel de la monarquía más de lo que los moderados deseaban. Los exaltados iban más allá y abogaban por mayor representatividad política de los municipios y la conservación de las milicias urbanas como garantes de participación política de las clases más humildes, efectivamente los exaltados irían evolucionando hacia los llamados demócratas (y dentro de estos habría demócratas monárquicos, y demócratas republicanos). ¿Qué clase de liberal era O'Donnell? Pues viniendo de la familia que venía no podía ser otro tipo que liberal moderado. Por ello, cuando el general Espartero dio un golpe de Estado en 1840 para imponer la política radical al ver las jugadas de la regente María Cristina para acabar con los liberales, O'Donnell partió al exilio en Francia. Espartero se transformó en un héroe de masas. Creo una serie de leyes que eran deseadas por los sectores burgueses (para acceder al gobierno) y por las clases más pobres (desamortizó tierras para repartirlas e intento limitar los poderes de la Iglesia en el Estado). Por ello cuando O'Donnell regresó a España en 1841 para dar otro golpe de Estado con Diego de León, fracasó y se volvió a exiliar. Pero volvió a participar de otro golpe de Estado más, esta vez en 1844, para poner en el gobierno al general Narváez, un liberal moderado que restringió libertades de todo tipo y se cobró una represalia sangrienta brutal contra los liberales progresistas. Sin embargo mandó a O'Donell a un destino militar de gobierno lejano de la península, algo que le valdría a su regreso para reconsiderar las cosas. Fue nombrado capitán general de la Habana, cargo que ocupó hasta su regreso en 1848, año en el que no sólo mantenía su cargo de general, sino que además había sido nombrado senador.

Como senador empezó a comprender la política del momento. Sólo el jefe de gobierno Bravo Murillo había intentado alejar a los militares de las funciones propias de los políticos. De igual manera había intentado atajar la corrupción y democratizar la vida española, intenando que la constitución no fuera papel mojado. O'Donnell no le tenía simpatía alguna, pero debió tomar nota de aquello, ya que en 1854 tomó parte de otro golpe de Estado, esta vez contra el propio partido moderado donde él había comenzado su carrera política, contra Narváez (la verdad es que tanto él como Espartero, como Nárvaez, Serrano o Prim u otros, solían recurrir a los golpes de Estado para cambiar los gobiernos). En este momento es cuando está su nombre enlazado con Alcalá de Henares. El golpe de Estado lo perpetró con el general Dulce. Ambos prepararon tropas de caballería de los cuarteles de Alcalá de Henares y se dirigieron hacia Madrid capital en lo que era claramente una táctica de columna que no pudo ser parada en Torrejón de Ardoz y que llegaría a combatir al llegar a Vicálvaro. El combate fue más simulado que real, pues enfrente su adversario también creía que había que cambiar el gobierno. Es la llamada Vicalvarada, el gobierno moderado estaba obviamente sin nadie que lo quisiera defender. Por ello el golpe de Estado de 1854 triunfó. Se había dado tal golpe contra un jefe de gobierno llamado Sartorius, (antepasado de la familia empresaria de mismo nombre, actualmente), de origen ancestral polaco, que había alentado la corrupción y la no intervención de parlamentarios y senadores en su gobierno, lo que había irritado a todos los sectores políticos y a los militares. O'Donnell, que era un monárquico liberal que idolatraba a Isabel II, a pesar de sus descalabros y desaciertos políticos (eliminaba ministros si estos se inmiscuían en su vida amorosa, que a la postre era una vida amorosa con repercusiones políticas graves), le dio el gobierno al ídolo de masas, el general Espartero. Él fue nombrado Ministro de Guerra.


Como tal formó la Unión Liberal, la cual era un intento de unir a moderados, progresistas, exaltados y demócratas, incluso a republicanos si podía, era lo que hoy día llamaríamos un partido político de centro, de centro conservador, pero de centro. Quería contar con las ideas y apoyos de todos los sectores. Aún más pretendía que el ejército dejara de inmiscuirse en política, a pesar de la paradoja que resultaba él mismo. Por ello, cuando cayó Espartero en 1856, fue él quien fue llamado a formar gobierno como jefe de gobierno con la Unión Liberal. Durante su gobierno se siguió intentando expandir el ferrocarril para revitalizar la industria y la economía española, se hicieron varias leyes para democratizar la vida de la sociedad, y, erróneamente, fuimos introducidos en varias aventuras militares en forma de guerras colonialistas por dos motivos: dar sentido de unidad a los españoles frente a enemigos comunes y recuperar orgullo patrio tras la perdida del Imperio en la década de 1820', así combatimos en Conchinchina, la Guerra del Pacífico, Marruecos... La Unión Liberal no duró mucho en el gobierno, varias crisis la derribaron, pero O'Donnell era llamado por Isabel II para ser jefe de gobierno de manera intermitente en alternancia con Narváez y otros. Esto hizo que los demócratas más activistas quisieran romper con aquello y declarar una monarquía constitucional donde la constitución fuera más respetada. El general Prim lo intentó en 1861, sufriendo una dura represión militar por parte de O'Donnell.


Resumiendo, tras varias crisis políticas O'Donnell murió en uno de sus periodos apartado del gobierno. Se estaba decantando por lo demócratas al ver los excesos de los moderados, pero nunca les terminó de apoyar. Murió antes en 1867. Su ideario había sido un gobierno desmilitarizado donde cupiera la convivencia de todas las ideas políticas y la libertad religiosa, no pudo ser en su tiempo. Pero en 1868 el golpe de Estado de Serrano y Prim lo hizo posible. Se recurrió a la monarquía parlamentaria en manos de Amadeo I de Saboya. Y se la intentó defender poniendo cuarteles nuevos en Alcalá de Henares. Por ello cuando se proclamó la I República fue Alcalá de Henares una de las ciudades que se prometían garantía de ella en 1873. La ciudad desde aquel 1854, con O'Donnell usando su caballería, había evolucionado hacia posturas demócratas. Aunque ya algo de ello debía tener, pues por ejemplo en los años de la revolución francesa ya existían franceses revolucionarios en la ciudad, cuidadosamente vigilados en secreto. Incluso entre ese 1854 y la I República de 1873-1874, el rey constitucional Amadeo I había elegido la ciudad para descansar en su viaje a Madrid, instalándose en el ayuntamiento.


En los 1870' la ciudad llegará a tener por alcalde a Esteban Azaña, padre de Manuel Azaña, futuro presidente de la II República (1931 - 1939). Obviamente las ideas iban arraigando. La ciudad ve como se crean ateneos obreros, grupos republicanos y grupos socialistas. Cuando el Parque O'Donnell se funda en 1899 con el nombre del viejo general que en los últimos años de su vida pensó en una monarquía donde todos cupieran (otra cosa son sus actos), un año antes se había sufrido la pérdida definitiva de las últimas posesiones españolas en América y Asia, dando lugar a una crisis social que hizo que los españoles se replanteasen muchas cosas. Los anarquitas y socialistas habían hablado contra aquellas guerras antes de ques e produjesen y fueron ellos quienes recogieron las mayores simpatías de la población. 1899 está a tan sólo tres años de que Alcalá de Henares pasara a la Historia como el primer lugar de las dos Castillas donde se nombra a un socialdemócrata con cargo político, se trataba del concejal Quer, como descubrió el historiador Julián Vadillo en los archivos. Fue en 1902, antes de que el propio Pablo Iglesias fuera diputado. Es obvio que el propio O'Donnell no fue republicano, pero sus ideas de la Unión Liberal pudieron inspirar en sus postrimerías algunas cuestiones de los sectores demócratas que más tarde proclamaran la Revolución Gloriosa. Está claro que los alcaldes Raján y Huerta tenían presente el papel de Alcalá de Henares en 1854, el gobierno de la Unión Liberal de 1858, y la Revolución Gloriosa de 1868, a Amadeo I de Saboya descansando en la ciudad y la I República de 1873 y 1874 buscando la ayuda de Alcalá de Henares para mantenerse frente a las tropas de Madrid capital. Tenían presente el aumento del republicanismo y el socialismo en los alcalaínos. Tenían presente una tradición democrática que Esteban Azaña (que era, por otra parte, conservador en bastantes aspectos y reformador en otros) le inculcó tanto a su hijo como a sus conciudadanos. Los últimos alcaldes del siglo XIX español sabían que algo ocurría en la ciudad, en su sociedad. No fue casual la elección del nombre de O'Donnell para el parque. Había en el ambiente algo que se mantuvo en aumento hasta la misma última resistencia alcalaína en 1939 frente a las tropas de Franco para defender los principios de la República.


O'Donnell no era republicano, simpatizaba con los demócratas monárquicos, hubiera deseado una monarquía de ese modo. Tal vez hubiera deseado el tipo de monarquía que pretendía Amadeo I, constitucional, parlamentaria y llevada por políticos y no por militares, donde pudieran caber todas las voces. No pudo ser, pero el ideario estaba ahí... y quizá fue el ideario, lo ideal o idealizado de esas ideas, lo que llevó a poner el nombre de O'Donnell al Parque O'Donnell.


Que la cerveza os acompañe.

domingo, julio 25, 2010

NOTICIA 806ª DESDE EL BAR: ¿POR QUÉ EL PARQUE O'DONNELL ES EL PARQUE O'DONNELL? (2)

¿Qué era el Parque O'Donnell antes de ser el Parque O'Donnell? Unas eras. Esa es la primera respuesta que debería daros para saber porqué el Parque O'Donnell es el Parque O'Donnell. Era una fértil tierra ubicada en la zona donde en la Edad Media los musulmanes tuvieron varias zonas de cultivo. Sea como sea, en los siglos XV, XVI, XVII y XVIII fueron unas eras que serían propiedad o bien de la Iglesia o bien del mayorazgo de alguna casa nobiliar local. No conozco tanto dato acerca de a quién pertenecían esos cultivos en esos siglos, ni qué cultivaban en esa zona exactamente. Pero lo que sí está claro es que en el siglo XIX esas eras llegarían a estar en poder del ayuntamiento de Alcalá de Henares por compra. Unas heras extramuros y al lado de la zona trasera de las murallas medievales del Palacio Arzobispal
Al comenzar el Sexenio Democrático de 1868 - 1874, que hizo abdicar a la Reina Isabel II, y durante el que se sucedieron el reinado de Amadeo I y la I República, se produjo un periodo muy característico del movimiento republicano: el intento de extender la alfabetización y la cultura a todos los ciudadanos. De ese modo, se intentó dar un primer uso a aquellas eras. La ciudad había perdido su Universidad Complutense, que fue trasladada a Madrid, en 1836, con lo que se había ido cayendo en una amplia decadencia urbana, aunque la Universidad llevaba sufriendo perdidas de patrimonio, poder y alumnos desde los 1780', siendo clave el año 1798 en el que se subrogaron sus bienes a favor de la Secretaría de Hacienda de Carlos IV. Por ello Alcalá de Henares, orgullosa de su pasado estudiantil, llevaba tiempo queriendo fundar en la ciudad una escuela de educación secundaria. Urbano Brihuega Moreno, en su libro "La Instrucción Pública en Alcalá de Henares, el periodo entre Repúblicas 1873-1939" (editado en 2005), nos desvela que en un principio se planteó crear dicha escuela en los terrenos de estas eras, proyecto que llegó a valorarse incluso en los primeros años de la Restauración. Sin embargo, el proyecto se abandonó y se acabó fundando una escuela de educación secundaria usando el edificio del antiguo colegio de San Ildefonso de la Universidad, aunque esta no estaba controlada por el gobierno civil, sino que era privada en manos de la Iglesia. En ella estudiaron sólo los hijos de las familias más pudientes de Alcalá de Henares. Sea como sea, aquellas eras seguían siendo eras.

Sólo al final del siglo XIX, en 1899, se le encontró en aquellas épocas su uso más adecuado, el que nos ha llegado a nosotros en forma del agradable, fresco y bello Parque O'Donnell. Ese año el alcalde Francisco Rajas Gómez compró definitivamente las eras, que pertenecían por entonces a la casa nobiliar de los Urrutia. Irían de la calle del Moral, a la Pista Florida, el Paseo de los Pinos y la Puerta de Burgos. No hace falta ser muy observador para comprender que el Paseo de los Pinos hoy día se encuentra al otro lado de la vía de ferrocarril que hace terminar al parque. En otras palabras, efectivamente el parque original quedó partido en dos, siendo ese Paseo de los Pinos también muy bonito y, bien observado haciendo un esfuerzo de imaginación para eliminar en nuestras mentes las vias de tren, hubiera sido continuidad del Parque O'Donnell.

Aunque el proyecto lo inició el alcalde Rajas Gómez en 1899, no lo pudo llevar a cabo. Ese mismo año hubo elecciones municipales en Julio y le arrebató el sillón consistorial Félix Huerta y Huerta, un hombre perteneciente a una familia de larga tradición alcalaína de escribanos, notarios y políticos locales. Fue él quien puso todo su empeño en construir el Parque O'Donnell. Anselmo Raymundo en su libro "Datos Históricos de Alcalá de Henares" dijo que fue su acción la más importante para la consecución de dicho espacio verde. No obstante ya dijimos en la primera parte que en estas alturas del siglo había una mentalidad política y social de civismo muy diferente a la de hoy día. Recordaré que Esteban Azaña nos legó la Plaza de Cervantes en los 1870' como la conocemos hoy día, Laredo traía el ferrocarril y dejaba un palacio neomudejar, hubo quien modernizó la plaza de toros y quien recuperó para disfrute de los ciudadanos la rivera del río Henares, o bien quien se empeñó en crear ese espacio común de los alcalaínos que ha sido y es el Teatro Salón Cervantes. Es una época en la que se están haciendo grandes esfuerzos por construir una nueva ciudad a partir de la vieja ciudad. Consciente de la pérdida de su esplendor universitario y de partido judicial del corregimiento, se estaba construyendo una ciudad a la altura de la España, si no de la Europa, progresista de la época, no olvidemos que de estos años consta también la creación de ateneos y casinos sociales y obreros, por ejemplo. Algo se estaba moviendo.

En octubre de 1899 se le encargó al arquitecto municipal la reparación del estanque de la huerta (que regaba los cultivos y abastecía a una Casa de Baños) y el diseño de un parque jardín, de ese encargo salió la idea de la cascada. Es a este hombre, del que desconozco su nombre, al que le debemos el aspecto Romántico del parque y ese estanque de la fotografía de la primera parte de este informe. Diecinueve días más tarde Félix Huerta podía presentar al ayuntamiento el croquis del diseño, al que él mismo añadió la elección de álamos, tilos y castaños del vívero de San Fernando. Se aceptó el proyecto, aunque hubo de retirarse la línea de árboles de la calle del Moral a causa de las protestas vecinales de aquellos vecinos que creían que iban a ser perjudicadas. El nombre de los paseos y las plazas también quedó asentado ese día 20 de diciembre de 1899. En 1901 se colocarón los primeros bancos para que se sentaran las personas. Eran bancos de piedra caliza traída de Colmenar de Oreja, la misma piedra que había construído palacios Reales y la mayor parte de los monumentos de Madrid capital. De estos bancos sobreviven dos en la actualidad, se encuentran cercanos al estanque de la cascada y a la actual piscina municipal de ese lugar. No es lo único que permanece de la época, también lo ahcen unos pinos carrascos que acompañan a dichos bancos para darles sombra. Fueron plantados en 1902.

Era obvio que la creación del estanque era la parte clave del parque O'Donnell, por él se llegó a pagar una cifra de dinero desorbitada por tan sólo la construcción e instalación de una verja de hierro en su zona superior, desde la que poder ver el estanque con peces y la cascada desde arriba. La cuantía total era abrumadora.

Desde aquel 1902 a 1946 el Parque O'Donnell fue completándose con la plantación de numerosas especies vegetales. Al principio se buscaron especies autóctonas como tilos y pinos. El parque llegó a tener una frondosidad enorme. Pronto el proyecto del parque pasó a desbordar la idea original para ir más allá. Se pretendió que albergara especies vegetales de cada uno de los continentes de La Tierra. Así Gregorio Campelo, escribió el libro "Arboles y Arbustos del Parque O'Donell de Alcalá de Henares" en 1987. En él no recogió las numerosas clases de palmeras africanas y asiáticas que se pueden disfrutar cuando paseamos por allí, pero sí registró los cedros del Atlas y del Líbano, pinos carrascos y piñoneros, cipreses de Arizona y comunes, tuyas, plátanos de paseo, olmos de Siberia y comunes, moreras negras y blancas, higueras, sauces llorones, chopos boleana, ciruelos japoneses, árboles del amor, acacias de Japón, de tres espinas y de flor blanca, fresnos, palmeras de la suerte, árboles del Paraíso, catalpas, olivos, laureles, fotíneas, lauros, cotoneasteres, rosales, pitosparos, evónimos, hiedras comunes y matizadas de Canarias, adelfas, aligustres del Japón, lilos, durillos de flor, bolas de nieve, yucas péndulas, pitas, plumeros y rosas de Siria.

El 5 de Noviembre de 1934, durante la II República, teniendo el parque el mejor de sus momentos, los alcalaínos pudieron disfrutar y sufrir (sobre todo sufrir) de un partido de fútbol en su pista central entre la Sociedad Deportiva Alcalá (al ser el gobierno una República se le quitó el título de Real en esos años) y el Atlético de Madrid... No hay más que decir que el sufrimiento vino por una derrota alcalaína por tres goles a cinco. Lo registró el diario "El Eco de Alcalá". Era un lugar sin duda de recreo. Tan frondoso que al estallar la guera civil española en 1936 - 1939, siendo la ciudad fiel a la República en todo momento, se albergó allí a una unidad de tanques para ocultarlos de los frecuentes bombardeos de los aviones del ejército golpista del general Franco. Muchos de los bancos de piedra fueron arrancados en esa época para favorecer el paso de estos carros blindados, también se perdieron muchos árboles, pérdidas que también ayudaron a tener varios ataques enemigos. Tras 1939 había que recuperar parte del ajardinamiento del parque.

No fue la única debacle que sufrió el Parque O'Donnell, en 1946 se inciarion las obras de la carretera de Daganzo. Se mutiló la zona de los árboles que ocupaban la franja que hoy día es carretera en la calle del Moral. Del mismo modo la Pista Florida disminuyó y se hizo la segunda pista de futbito que conocemos hoy. Se prolongó a lo largo la plantación de árboles (trasplantados de la zona de la carretera de Daganzo en construcción) llegando definitivamente hasta la vía ferroviaria actual. Pero si desde 1936 a 1946 el parque había sufrido estos traumas, en 1973, los últimos años de la dictadura franquista, vivió otra remodelación que lo cambió radicalmente. Se quiso imitar un parque inglés, llenándolo de césped a pesar de la escasez de agua para mantenerlo. Lo que parecía un problema irresoluble no lo fue. Se pudo solucionar sorprendentemente. Su césped, el que hoy conocemos, se mantiene todo el año sin problemas de falta de agua. Pero hubo que rediseñar el parque y quitar árboles para moverlos de sitio o para quitarlos del parque con la idea de que se disfrutase del césped. Sea como sea, ese es el parque que nos ha llegado y, afortunadamente, aún tiene numerosos árboles, aunque ha perdido gran parte de sus especies vegetales originales.

En 1986 se denunciaba el problema del sonido de la carretera Nacional-II (hoy vía Complutense) y de la carretera de Daganzo, así como se planteaba la cuestión de poder recuperar varias de las especies originales perdidas entre 1936 y 1973. Entre 1995-2005 el Parque O'Donnell tuvo otra remodelación, en esta ocasión era para ampliarlo. Se puso en ajardinamiento la zona trasera más cercana a las vías de tren. Se intentó crear lo que se llamó un jardín barroco (aunque ciertamente a mí no me recuerda uno) con el uso de un taller de jardinería que, a la vez, ayudara a paliar en parte los problemas de desempleo (sobre todo femenino). Queda citar la desaparición de los patos, palomas y tortugas en 2004 por los motivos citados en la primera entrega, cosa que espero que algún día se solucione.

Pero ahora que sabemos que el Parque O'Donnell era consecuencia de una forma de pensar cívica y democratizadora del disfrute de la ciudad por todos los ciudadanos propia del siglo XIX, y conocemos la Historia del parque, queda por saber por qué el Parque O'Donnell se llama Parque O'Donnell. Pero eso será en la tercera entrega. Que la cerveza os acompañe.

sábado, julio 24, 2010

NOTICIA 805ª DESDE EL BAR: ¿POR QUÉ EL PARQUE O'DONNELL ES EL PARQUE O'DONNELL? (1)


Quien es de Alcalá de Henares de toda la vida, ¿quién no guarda un recuerdo infantil de esta pequeña cascada artificial que fotografió Ángel Luís Alfaro el 21 de diciembre de 2008? Se encuentra cerca de la entrada al Parque O'Donnell, uno de los parques más antiguos y más bonitos de la ciudad. También es conocido popularmente como Parque de los Patos, y ¿quién no tiene un recuerdo infantil del porqué? Efectivamente este enorme parque llegó a albergar un estanque con patos, palomas y tortugas que hacían el entretenimiento de todas las familias con niños pequeños hasta que en 2004 la fobia internacional en exceso exagerada por la gripe aviar provocó que quitaran los animales del parque. Ahora sólo hay un triste foso sin agua ni patos, los palomares están sellados, y la jaula de las tortugas llena de cemento. La estupidez humana del tiquismiquis a veces me supera. Al menos esta cascada artificial sigue albergando en su parte superior otro pequeño estanque con peces.

El Parque O'Donnell es una de las zonas verdes que sirven de pulmón a la ciudad. Tiene dentro de sí las zonas ya citadas, más una zona recreativa para niños, un kiosko de bebidas, dos campos de futbito, una piscina municipal, un pequeño vivero e innumerable flora y fauna que hacen de los veranos una opción para disfrutar del fresco y de cierta brisa. La de familias, parejas de enamorados, solitarios, grupos de amigos, músicos aficionados o convocantes de eventos diversos que habremos acumulado historias en este lugar.

Pero, ¿por qué el Parque O'Donnell es el Parque O'Donnell? Hay que remontarse al siglo XIX para explicarlo. Alcalá de Henares ha tenido dos épocas de su Historia donde se ha preocupado mucho por el disfrute de la Naturaleza y la ecología de sus ciudadanos. Una de esas épocas fue en el siglo XIX, en su último cuarto, la otra época fue en los 1970' y 1980', teniendo un extraño repunte ahora, en los 2000', donde lo ecológico es confundido por el ayuntamiento, a mi entender, con lo económico, lo rentable, grave error. Actualmente la ciudad cuenta con bastante arbolado y ajardinamiento en sus calles y plazas. Hay numerosos parques públicos nuevos, de los que destacaría el Parque Tierno Galván y el Parque Juan Pablo II (popularmente conocido como el Parque de los Sentidos), ambos construidos entre los 1980' y los 2000'. Cuenta también con dos viveros, uno de los cuales es el más grande de Europa, un Parque Natural llamado "De Los Cerros" (del que existe una "Guía de Plantas" que va por su segunda edición actualizada en 2003), zonas verdes extensas y protegidas (las islas de La Esgaravita, Del Colegio y De los García, y la finca El Encín) y un corredor fluvial, el del Henares, que hace de la ciudad la zona verde más importante del Este de la Comunidad de Madrid por tener en sí varias especies animales y vegetales raras en el centro de la península y algunas en amenaza de extinción. Aunque, bien es cierto que el río tuvo mejores épocas. Su paseo fue creado y replantado para el disfrute de los alcalaínos entre finales del siglo XIX y comienzos del XX. Llegó a tener merenderos, tirolina y embarcadero hasta los 1970'-1980', pero ya sólo quedan sus restos. En medio de todos esto no sólo podemos ver cigüeñas, también diversas rapaces, como búhos, ratoneros y primillas, y otras clases de aves variadas de todo tipo (patos, ocas, fochas, golondrinas, mirlos, urracas, jilgueros, gorriones, picapinos, bencejos, palomas...), corzos, jabalíes, zorros, conejos... Y en flora, djingo vilovas, tarays, sequoyas, alisos, platanos de paseo, castaños de Indias, ailantos, eucaliptos, almendros, nogales, cedros, cipreses, moreras, sauces, acacias, hierbas mosqueras, juncos, eneas, cicutas, varias clases de setas y hongos, adormideras, hiedras, varias clases de margaritas, paloduz, álamos, chopos, pinos, sauces, olmos, toda suerte de flores, tomillos, pepinillos del diablo, jaramagos... y un largo etcétera, y eso siendo una ciudad de más de 200.000 habitantes. Baste con esta enumeración.

Pero volviendo al porqué el Parque O'Donnell es el Parque O'Donnell, es uno de los legados emblemáticos del siglo XIX alcalaíno, como su Teatro Salón Cervantes, el edificio del Matadero (hoy sede de casas regionales) o la Plaza de Cervantes, todos pensados en el disfrute y la concienciación ciudadana. Era una época en la que el término ciudadano, para varios sectores de la población, comprendía también una concienciación cívica que iba más allá del materialismo y el beneficio económico.
Gregorio Campelo, profesor numerario de Ciencias de la Naturaleza, le dedicó un libro al Parque O'Donnell en 1987, el cual venía a ser en su mayor parte una guía de plantas. La preocupación por las zonas verdes de la ciudad ha sido una constante en varios sectores de la población. Gracias a iniciativas como las que tuvo Gregorio Campelo conocemos un poco mejor nuestro entorno urbano menos urbano. Tras citar esta referencia bibliográfica, dejo aquí pendiente para el próximo post la explicación de cómo y porqué el Parque O'Donnell es el Parque O'Donnell.

jueves, julio 22, 2010

NOTICIA 804ª DESDE EL BAR: URBANDANCER

Urbandancer nació, como yo, en 1979. Es un fotógrafo artístico joven y prometedor, cuya carrera universitaria no fue Bellas Artes, si no Derecho, en la Universidad Autónoma de Madrid. Él, de hecho, vive en Madrid, pero es natural de la isla de Mallorca. El nombre de Urbandancer es un tanto extraño, bien es cierto. Es bastante agresivo, pero a la vez, si uno se imagina a un "bailarín urbano" algo expresivo, sensual, cosa que se refleja en su fotografía. Su nombre real, no obstante, es Sergio López Penedo. Podéis saber más sobre él en la entrevista que concedió a la revista gratuíta El Diván Japonés (revista que podéis seguir también por facebook), edición en papel gratuita distribuida por comercios de Alcalá de Henares, Coslada, Madrid y Torrejón de Ardoz (yo la conseguí realizando una compra en una librería de mi ciudad). La entrevista referida está en el nº 5, mayo de 2010. Pero si queréis ver la obra de Urbandancer, entonces podéis seguirle en Urbandancer Tumblr o bien ver su galería completa en Devian Art. Usa modelos tanto femeninos como masculinos rendidos totalmente al culto de la belleza estereotipada en lo físico (a veces rozando las fronteras entre lo heterosexual y lo homosexual). A ello le mezcla unas mismas iconografías en todos los casos (neogótico, romanticismo oscuro, retrofuturismo, mundos infantiles adulterados con lo sensual, orientalismo idealizado, sadomasoquismo), nunca hay un modelo que salga sin ese "disfraz" envolvente de algo fantástico, imposible en el desarrollo de una vida real. Destaca en su aún naciente obra grandes intentos de mostrar todo esto haciendo hincapie en luces y colores. Pero lo que realmente da fuerza a sus fotografías es la expresividad de los ojos de los modelos, que aunque realizan posados para su cámara llegan a transmitir algo que no es esa frialdad que transmiten los modelos de posado de tantos fotógrafos afamados que hay por el mundo.
Pinchad sobre la imagen, esta fotografía retrofuturista me impresiona.
Saludos y que la cerveza os acompañe.

domingo, julio 18, 2010

NOTICIA 803ª DESDE EL BAR: EL INFORME SCOTT JOPLIN


Como en "El Golpe", es escuchar esta música e imaginar que uno podría estar en la banda de esos dos timadores qu formaron Robert Redford y Paul Newman para robar al mayor mafioso del Chicago de los años 1930' y así vengar la muerte de un amigo. Es una música llena de vitalidad que anima mucho. Pero aunque la película que la popularizó mundialmente es de 1973, y la historia que cuenta ya hemos dicho que se basa en el Estados Unidos de América más al norte en los años 1930', este tema es un ragtime de 1902 compuesto en los Estados del Sur de América.

Lo cierto es que la película se reconoce inmediatamente con sólo oir estas notas musicales sin ver ninguna imagen. Y a mí, sinceramente repito, me da buen humor. El compositor original es en realidad un músico del género jazz, dentro del estilo del ragtime, que ha pasado a la Historia como compositor de música clásica. Se trata de todo un visionario y pionero norteamericano que quiso poner la música popular norteamericana del momento a la altura de la música clásica europea. Pensó incluso en crear una ópera con sonido ragtime. Es indiscutible oyéndole que lo logró.

Se trata de Scott Joplin, si entráis a su página "Liber Liber: Audioteca" pinchando en su nombre podréis escuchar allí gratuitamente hasta 21 de sus composiciones. Él no grabó en disco de pizarra o de vinilo ninguna de sus composiciones hasta sus últimos años de vida, entre 1915 y 1916, pero sus partituras están completas. Además su música acompañó a varias películas del cine mudo de la época. El ragtime que acompañó a la película "El Golpe", se llamaba "The Entertainer". A mí particularmente también me gusta mucho "Elite Syncopations".

Y para los lectores del Alto Mando del Servicio Espionaje de Bares que hayan visto el video que he dejado al comienzo de este informe, se habrán dado cuenta de una obviedad muy a tener en cuenta y meritoria en los Estados del sur de Estados Unidos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, Scott Joplin era de raza negra, lo que por otra parte también es un exotismo dentro de los compositores de música clásica hasta esa fecha... pese a que hemos dicho que en principio él componía jazz ragtime.

Scott Joplin nació en Texas en 1868, tres años después de haber finalizado la Guerra de Secesión Norteamericana (1860-1865) y haber sido asesinado el presidente Abraham Lincoln. Su padre era un esclavo liberto que trabajaba como peón en el ferrocárril, y su madre, que nunca fue esclava, era sirivienta en una casa aburguesada de gente de raza blanca. Él era el séptimo hijo que tuvieron. Ambos progenitores eran muy amantes de la música para entretenerse en su tiempo libre, hasta el punto que enseñaron a cada uno de sus hijos a tocar un instrumento diferente. Ver a la familia al completo tocando música podía ser como ver a una banda. A los ocho años Scott Joplin tuvo tanta práctica tocando que la familia para la que servía su madre le puso a tocar el piano en su casa mientras su madre trabajaba (con el consentimiento de esta). A los once años ya tocaba dos instrumentos más a aparte del piano. Sus improvisaciones debieron impresionar mucho a sus padres y a la familia que daba trabajo a su madre, ya que le buscaron un profesor de música alemán que fue el que comenzó a hacerle interesarse por la música clásica europea y la posible adaptación de sus improvisaciones y la música popular norteamericana (por entonces tocada por negros en buena parte) a ella misma.

Con catorce años se murió su madre y la necesidad de dinero en la familia hace que su padre le presionase para que aprendiera un oficio y se pusiera a trabajar, lo que provoca que se fuese a vivir al valle del Mississippi por su cuenta. Trabajó tocando en pianos de bares y prostíbulos. Es indudable que la práctica diaria durante horas tocando le hicieron adquirir una habilidad musical tremenda. Aparte de que el ambiente en el que se desenvolvió debió darle una personalidad determinada. Sus biografos dicen que fue durante esa etapa cuando tomó forma su particular sentido rítmico y de composición. Pero esa etapa sólo duró tres años, en 1885 se fue a vivir a San Luis-Sedalia, donde conoció a otros músicos de ragtime que se transformarían en históricos, aunque por entonces sólo fueran músicos comunes con necesidades que cubrir. Sea como sea Scott Joplin llegó a entrar en la Universidad George Smith para alumnos negros, donde completó aún más su formación musical de una forma disciplinar. En 1893 tenía una orquesta propia. Todo se encaminaba en su vida a esa unión de la improvisación popular con la música clásica de corte europea, aquello que le haría famoso.

Tanto es así que en 1895, con 27 años, comenzó a vender sus primeras partituras, y con 31 años logró un éxito con dos composiciones que hizo que vendiera cientos de miles de copias de las partituras, provocando que llegara a componer más de cincuenta obras para piano entre 1895 y 1917. Dentro de todo aquello su sueño de fusión musical se hizo realidad e 1902, cuando llegó a crear un ballet y una ópera con ritmo ragtime. A partir de 1906 se fue a los Estados del norte. Primero a Chicago y luego a New York, donde este tipo de música comenzaba a ser valorada en los clubs y estaba en auge. Además, varios sellos discográficos independientes de la zona sólo trataba con "música racial" (nombre de la época para referirse a música compuesta por gente de raza negra, que habitualmente, pero no siempre, tenía un público de la misma raza, ya hablé de ello en la Noticia 469ª). En 1911, en New York, autopublicó las partituras de su obra más ambiciosa, una ópera afroamericana donde intentó su apuesta definitiva de aunar el ragtime con la música clásica, la obra se llamaba "Treemonisha". Tras muchos esfuerzos de todo tipo se logró llevar a los escenarios en 1915, cuatro años más tarde. Sin embargo la crítica del momento fue implacable con él y el público faltó. Esta circunstancia le sumió en una depresión y comenzó a interesarse en grabar discos. Un año más tarde, en 1916, la enfermedad de la sífilis afectaba gravemente a su cabeza hasta ser hospitalizado en Manhattan, donde moriría en 1917 con la temprana edad de 48 años de edad, camino de los 49.

Si hubiera visto el tremendo éxito de aceptación que su idea tuvo décadas más tarde se sentiría plenamente feliz. Entrad en su página, escuchad su música, os gustará. Un saludo y que la cerveza os acompañe.

viernes, julio 16, 2010

NOTICIA 802ª DESDE EL BAR: PROTÉJAME ESOS DATOS

La Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre sobre protección de datos dice que son datos de protección todos aquellos datos concretos que hacen identificable a una persona. Pero como nos recuerda Félix Bahón en Cuarto y Mitad de Periodismo (de donde viene esta viñeta del viñetista Ricardo), fomentar el miedo sobre el control excesivo de tus datos no es el mejor camino para estar protegidos. Por ello la Coalicción Proacceso fomenta Nueve Principios para proteger nuestros datos y a la vez disfrutar de la libertad para conocer y saber.
A falta de conocer yo determinadas excepcionalidades en las leyes, o bien cláusulas normativas en determinadas instituciones, me pregunto si de acuerdo a esa ley y descripción de la protección de datos que da esa ley no se incumplirán las leyes cada vez que ponen, por ejemplo, las notas de las asignaturas universitarias en tablones de los pasillos de las facultades, o cada vez que nos graban con una videocámara en determinados sitios sin habernos informado claramente que se nos graba (o habernos consultado en el caso de que sea nuestro lugar de trabajo). Sí parece obvio que cada vez que alguien pone una fotografía nuestra o una referencia a nosotros en Internet, donde claramente se distinga que somos nosotros la persona de la que trata la foto o referencia escrita sin haber solicitado nuestro permiso, está incumpliendo la ley, aparte del derecho a la intimidad y a la propia imagen. Me pregunto en este sentido si la red social Facebook (a falta de leer al completo su contrato de aceptación de normas) cumple con la ley cada vez que al escribirle algún comentario a una amistad, al instante se publica para su lectura a todas las personas que remitente y remitido conocen. Aunque bien es cierto que una red social no es el lugar más indicado para la intimidad.
Como persona que lleva ya un tiempo trabajando en archivos (ya como investigador, ya como archivero) puedo asegurar que los archivos públicos, y muchos de los privados, dan total libertad al acceso de los datos, salvo aquellos que están acogidos a los principios legales obvios de seguridad nacional (por ejemplo no sería razonable que cualquier persona pueda ver los planos de una central nuclear), o los de intimidad (no es razonable que cualquier persona pueda ver tus datos personales de hace un año, por ejemplo, estando tú vivo). Pero a menudo el problema está en que los archivos están desbordados física y laboralmente, faltando partidas de dinero para acometer ampliaciones, reformas, mejoras, y personal (y la de personal que podría ser contratado, madre mía). Muchos documentos están por catalogar (hablamos de millones de documentos de todas las épocas) o de restaurar (otros tantos millones de documentos están a la espera de que se les quitén hongos, se arreglen sus roturas, se fijen sus tintas, se les limpie, se les refuerce, se les digitalice, se les escanee...). Otro problema es la incomprensión de las oficinas creadoras hacia el archivo intermedio, o también de este a los históricos, cuando transfieren sus documentos sin aplicar un mínimo protocolo decente de ordenación de los documentos antes de entregarlos, lo que frena al archivo para ponerlos a disposición del ciudadano a tiempo ya que debe realizar el trabajo que tenía que haberle venido hecho antes de la transferencia citada.
La libertad a tener derecho a la información es vital para una sociedad sana en democracia, pero también el derecho a la protección de determinados datos. ¿Sería razonable que, por ejemplo, alguien que se muera de cáncer, y no quiera hacerlo público, vea sus últimos meses empañados porque el Hospital que le trate publique un tablón en la puerta con los nombres de sus pacientes en estado terminal? Obviamente eso es una asquerosa monstruosidad, no es razonable.
Lo que no es razonable tampoco es el excesivo afán de recabar datos de los ciudadanos. Como por ejemplo aquellos expedientes internos de algunas oficinas que recogen la raza, sexualidad o religión de sus empleados, o aquellos impresos de algunas oficinas o trabajos que piden datos como el Documento Nacional de Identidad de una forma gratuíta, por poner más ejemplos.
No quiero vivir en un mundo donde se me controle al mínimo detalle con unos fines oscuros, pues todo dato se recoge y guarda por algo (el coste de su mantenimiento en archivos, sean físicos o virtuales, es muy alto como para guardar algo sin finalidad útil a quien lo guarda). Pero tampoco quiero que los datos más importantes para mí se aireen sin más. Lo lógico sería la tendencia a la libertad del conocimiento en lo máximo posible, manteniendo en secreto lo íntimo y personal de las personas vivas, y los secretos de Estado que puedan afectar a la seguridad y por tanto a las vidas.
Y sin mucho más que compartir hoy, este espía del bar saluda al Alto Mando y os desea que la cerveza os acompañe.

miércoles, julio 14, 2010

NOTICIA 801ª DESDE EL BAR: JOSÉ I BONAPARTE, REY DE ESPAÑA

José I Bonaparte, Rey de España. Sí, digo bien, no me confundo. El de la derecha es uno de los Reyes de España, José I Bonaparte, repito. Según el mote de la época, que en buena parte era propaganda política pero que ha atravesado doscientos años como si fuera una verdad irrefutable: "Pepe Botella", por muchas y profundas borracheras causadas por su afición al vino. Sin embargo, aunque bebía alcohol, parece ser que quienes le conocieron en persona no es esa imagen de alcohólico la que tuvieron de él, si no una continua necesidad y gusto de estar con mujeres en el sentido sensual y sexual de la expresión "necesidad y gusto". Los rumores acerca de borracheras continuas, parece ser, fueron desplegados por sus adversarios políticos basados en alguna fiesta en la que, efectivamente, se emborrachó en compañía de mujeres.

La cuestión es que visité hace poco el Palacio de Aranjuez y pude comprobar como en él aparece un cuadro con las caras de todos los gobernantes de España hasta Alfonso XIII de Borbón (gobernó de 1885 a 1931). Lo curioso del cuadro es que incluye a Amadeo I de Saboya e incluso a los cuatro presidentes de la I República, por lo que se realizó con un Rey Borbón en un momento que deseó incluir a todos los españoles a través de todos sus gobernantes... pero faltaba José I. Me recordó aquello que en mi antiguo instituto de Bachillerato había otro cuadro igual que llegaba hasta el gobierno del actual Rey Juan Carlos I de Borbón (comenzó a gobernar en 1975). En aquel se añadía los presidentes de la II República, al general dictador Franco, a Juan de Borbón (que nunca llegó a gobernar España) y al propio Juan Carlos I... pero igualmente no había rastro de José I Bonaparte, que sin embargo sí fue Rey de España... a pesar de que una mujer que vio el cuadro de Aranjuez a mi lado dijo que a ese no le quería nadie porque fue un engaño ante mi comentario de que faltaba. Qué equivocada que estaba.

A mediados de Marzo de 1808, en El Escorial, una discusión, pelea y conspiración del príncipe de Asturias, Fernando de Borbón, contra su padre Carlos IV y su político principal, Godoy, forzó un golpe de Estado encubierto que hizo que Carlos IV abdicase en su hijo Fernando, que pasó a ser Fernando VII. Pero en cuanto pudo tener las manos algo libres Carlos IV reivindicó la Corona, iniciando así unas semanas de peleas con su hijo en las que quiso mediar Napoleón Bonaparte, emperador francés, ya que España era aliada política de Francia. La inestabilidad política española hacia pensar a Napoleón Bonaparte que podría ser aprovechada por los ingleses en contra de él. Por ello llamó a los dos pretendientes al trono a la ciudad francesa de Bayona. Carlos IV, que conocía muy bien que Napoleón no había sido derrotado en ninguna guerra hasta la fecha, y habiéndo sido aliados en la batalla de Trafalgar en octubre de 1805, descubrió que el emperador de los franceses estaba realmente disgustado con el conflicto político por el trono español entre padre e hijo. Creyó que se le podía tranquilizar destituyendo de forma oficial a Godoy, que ya había sido víctima de una revuelta popular, así como seguir permitiendo la ida de tropas francesas hacia Portugal para invadirla. No obstante, viendo que el emperador no estaba satisfecho, aceptó reconocer que abdicó en Fernando VII, pero Fernando VII, que se sentía prisionero en Francia según cartas secretas suyas a Madrid, abdicó del trono presionado por Napoleón que consideraba que el gobierno de los Borbones era débil para hacer frente a las tropas inglesas, y por tanto cedió la corona a José I Bonaparte. José I era hermano mayor de Napoleón. Había sido girondino en la revolución francesa, ocupando varios cargos, y con su hermano como emperador había sido Rey de Nápoles de 1806 a 1808. Así que heredó la Corona Española de manos de Fernando VII teniendo ya experiencia de gobierno. ¿Qué eso era un golpe de Estado? Sí, claro, pero también con uno accedió al gobierno Fernando VII o, más de un siglo más tarde aquel otro que salía en el cuadro, Franco. Así que el argumento del golpe de Estado no es válido para quitarle del cuadro de gobernantes de España, más que nada porque hay otros (sobre todo numerosos reyes medievales) que figuran como tales tras uno. Cosa deleznable para mí, por otra parte, que prefiero lo democrático.

Pero, ¿es ese el único argumento para reconocer a José I? No. Muchas veces se dice que los españoles se levantaron el 2 de Mayo contra los franceses al darse cuenta que las tropas francesas no estaban de paso a Portugal sino que eran de ocupación del Estado. Pero, ¿cómo se produjo? Pues se produjo cuando vieron que las tropas francesas se estaban asentando en los cuarteles por donde pasaban... pero no se asentaban en ellos tomándolos con las armas, lo cierto es que el ejército profesional español de la época les abría las puertas creyendo que un nuevo gobierno podría solucionar los muchos males en los que había caído una España que había perdido las comunicaciones con sus territorios americanos, se encontraba en medio de una hambruna tremenda, sin comercio internacional y que había observado a una familia Real más preocupada por sus palacios que por los males del país. Así que ya tenemos aquí a una parte de españoles que no estaban contra José I, si no que le apoyaron, vamos, que para ellos no era "un engaño", como dijo aquella mujer. El problema estuvo cuando las tropas francesas comenzaron a comportarse con la población civil como si fuera la población de los países de Centroeuropa que habían invadido como enemigos, cuando supuestamente España era aliada. Cuando los excesos y las noticias del nombramiento de José I llegaron a Madrid el 2 de Mayo de 1808 acompañados de las tropas francesas, se produjo una serie de levantamientos populares violentos que pusieron en evidencia a las tropas napoleónicas. Lo que provocó al día siguiente una cruenta represión contra la población civil española que derivó en la guerra de milicias y guerrillas española contra las tropas francesas, combinada con una guerra basada en el acantonamiento en ciudades y con otra de frentes (como en Bailén). No vamos a entrar en como se desarrolló la Guerra de la Independencia de 1808 a 1814, pero sí en las cuestiones que se dieron en la misma para poder decir que José I también fue gobernante legítimo de España.

Ya hemos visto como José I recibió la corona de Fernando VII, y como algunos cuarteles militares españoles le abrieron las puertas como nuevo gobierno. Hay que anotar que la mayor parte de los españoles con cargos políticos y títulos nobiliarios (no todos, pero sí la mayor parte) juró fidelidad y reconocimiento a José I, y no sólo ellos, si no también varios intelectuales y parte del pueblo que se habían visto favorecidos con la llamada Carta de Bayona hoy día en la historiografía española... pero que por entonces era la Constitución Española dada en Bayona. Y es que antes de que los españoles liberales, reunidos y asediados en Cádiz, escribieran la Constitución Española de 1812, José I había creado aquella otra que acababa con la Inquisición, eliminaba los beneficios hereditarios más importantes de la nobleza, quitaba tierras a la Iglesia para darlas a los labradores sin tierra, creaba los primeros Ministerios y Consejo de Estado modernos de España, este Consejo, junto a las Cortes, por primera vez eran bicamerales, se aceptaba una relativa consulta democrática limitada (pero que era la primera vez que existía en España), eliminaba la Mesta, la Orden de Santiago, introducido los principios de igualdad ante la ley de todos los españoles y de libertad... y para más regocijo de algunos españoles que le apoyaron por todo ello, llegó a enfrentarse a su propio hermano Napoleón y a sus generales por entorpecerle en gobernar España como él deseaba, defendiendo que España era una nación y no una propiedad de Francia.

Es obvio que José I fue apoyado por una parte de los españoles... los llamados despectivamente en la época: afrancesados. De igual manera existieron guerrillas españolas que no atacaban a los franceses, si no a otras guerrillas españolas, pues se trataba de campesinos beneficiados con las leyes agrarias de José I que deseaban mantener estos privilegios. Pero por contra hubo muchos españoles que vio en José I un rey impuesto, o que deseaba recuperar sus privilegios, o que por cultura consideraba que sólo los Borbones podían gobernar por ser nobles de España, o que al ver lo que se le hacía a la Iglesia estaban contra los principios franceses, o que, simplemente, al ver las enormes matanzas y desproporcionados destrozos de los franceses contra la población civil se puso en contra de José I. Sin embargo, también, los españoles que actuaron contra los franceses en nombre de Fernando VII estaban divididos entres monárquicos absolutistas y monárquicos liberales con una Constitución de 1812 basada en parte en aquella Carta de Bayona de José I.

Es obvio por tanto que hubo españoles que sí reconocieron a José I y que para ellos era su rey. Son estos mismos los que tras regresar Fernando VII al trono en 1814 fueron represaliados con la cárcel, la ejecución o el exilio. El propio pintor Goya se autoexilió, por ejemplo, en Francia. O el literato y político Leandro Fernández de Moratín, exiliado en París. O Juan Martín "el Empecinado", que habiendo apoyado a Fernando VII en la guerra, apoyó luego la Constitución de 1812 y su entorno de política afrancesada, por lo que fue ejecutado.

Así pues, José I Bonaparte fue Rey de España en cuanto a que sí llegó a gobernar a España, de mala manera y en guerra entre de ocupación y civil. Fue sufridor de la primera derrota seria de Napoleón en tierra, pero no obstante, y pese a las barbaridades francesas en España, José I trajo una serie de cuestiones sociales y políticas que una parte de españoles aceptó. Que hubo más españoles en contra de su gobierno es innegable también, pero los hubo que lo aceptaron, por no volver a citar que la corona la recibió de Fernando VII y que de nacer un nuevo príncipe hoy si lo llamaran José reinaría como José II, lo que es un reconocimiento total y expreso a su gobierno. Los gobernantes tienen aciertos y desaciertos, unos tienen más de lo uno que de lo otro y no en ese orden. José I desacertó totalmente en el modo como accedió al gobierno de España y en las atrocidades de guerra cometidas, pero su programa político prometía una modernización en la que era aceptable incluso para sus enemigos en el campo de batalla y que trataron de imitar en 1812 bajo el nombre de Fernando VII (que no la aceptó de modo brutal).

Quizá España aún debería revisarse a sí misma en muchas de sus afirmaciones más rotundas, porque a raiz de la ola de banderas monárquicas españolas que se ven por todas las calles, a causa de la victoria del Mundial de Fútbol, uno piensa, ¿ser español implica un régimen político y una casa nobiliar reinante determinada, o simplemente implica ser de España? Y pienso que ser español es ser de España, con nuestra cultura, Historia y costumbres, no mucho más, sobre todo atendiendo a ese cuadro del palacio de Aranjuez y a aquel otro de mi antiguo instituto de Bachillerato donde incluso los propios Borbones así lo ven al incluir al resto de gobernantes de este Estado, fuesen o no Borbones, fuesen monárquicos o fuesen republicanos.

Que la cerveza os acompañe.

(P.D.: retrato anónimo de José I (1768-1844), de la colección particular de la Condesa de Niel, en París).

lunes, julio 12, 2010

NOTICIA 800ª DESDE EL BAR: ME HAN TRASLADADO DE ARCHIVO EN PLENO CANSANCIO

Somos campeones mundiales de fútbol por primera vez en la Historia. Además lo somos con partido emocionante, aunque con un juego de Holanda en nuestra contra muy agresivo, y no porque atacaran a gol, si no por el juego sucio que hicieron lleno de faltas y patadas. La celebración posterior fue tremenda, aquí en Alcalá de Henares en la fuente de Aguadores, popularmente llamada "la del burro", porque su estatua es un labrador con un burro en recuerdo a las eras que hubo en esa zona hace bastantes décadas atrás. Yo había seguido el Mundial en casa de unos amigos, que tenían un proyector lanzando las imágenes a la pared de su salón, pero en este último partido me comprometí a verlo a puerta cerrada en el Flamingo Rock Bar, que instaló un televisor para ver el partido entre el grupo de amigos de los clientes habituales que quisieran ir ese día (normalmente los domingos no abre, así que era como verlo entre amigos en una casa). Antes de eso yo acababa de llegar a la ciudad hacía apenas una hora. Desde el Viernes por la tarde estuve en las fiestas de Quintanar de la Sierra, invitado por una amiga de mi grupo de amigos más antiguo. Resulta que el pueblo estaba en la zona del Urbión, aunque es de Burgos está cerca de la frontera con Soria, así que era un lugar que ya conocía de cuando fui con otro amigo a pasar las vacaciones a su pueblo, en esa ocasión era Covaleda. Así que eso, unido a que trabajé por la mañana del Viernes, y salí la tarde-noche del jueves, hizo que a las horas del partido yo estuviera ya más que cansado y con la voz rota, no precisamente por el grito de "gol" cuando lo marcamos (y cómo nos costó marcarlo). Pero el cansancio no fue impedimento para ir a la fuente de Aguadores y estar por allí hasta la 12:15 a.m., más o menos, regresé a casa sobre la 1:30 a.m. Y todo porque tenía que trabajar hoy con un cansancio acumulado desde el pasado jueves. A todo esto, la fuente de Aguadores está en el otro extremo de la ciudad respecto a mi casa, y fui andando y volvi andando... lo que supone varios kilómetros.
Es una plaza que está ubicada frente al Archivo General de la Administración (AGA), donde estaba trabajando yo. Me acerqué a saludar a alguno de los guardias de seguridad de la puerta, pero no había ninguno en la garita. Me hubiera gustado saludarles, más que nada porque cuando me he levantado hoy aparte de mantener un cansancio acumulado y una resaca bien llevada del viaje de casi 300 kilómetros, las fiestas y el fútbol, una de las cosas que más me pesaban era saber que hoy era mi primer día de trabajo en otro archivo. Me anunciaron el traslado el jueves. Ahora trabajo en el Archivo Central de la Universidad de Alcalá de Henares (ACUAH). La documentación es más administrativa y burocrática, y algo aburrida, y sólo tengo una compañera de trabajo no muy habladora. Fue decepcionante ser trasladado a cinco expedientes del fondo del fin del corregimiento de Alcalá de Henares. Fue como si hubieras escalado el Everest en equipo y justo cuando vas a coronar la cima llegase el jefe del equipo y te dijera que ya has hecho mucho y por tanto no hace falta que corones la cima, que te bajes ya. Sin embargo hoy me dijeron que el resto de mis compañeras de trabajo en el AGA, que también iban a ser trasladadas hoy para que entrara un relevo, no se han ido del AGA, continúan en el AGA. Lo veo injusto conmigo, muy injusto. Si me hubieran dado un sólo día más podría haber acabado ese fondo. Si trasladan a uno deberían haber trasladado a todos a la vez. Pero donde manda capitán no manda marinero... aunque haya sido injusto. En fin, que me encantó trabajar en el AGA en cuanto al pleno desarrollo de mis conocimientos de Historia a la par que poder tratar esos expedientes judiciales del siglo XVIII de los que he aprendido mucho. A pesar de que en cuanto a otras cuestiones no ha sido agradable. No ha sido agradable X cosa (...esta parte del párrafo la he eliminado por motivos personales y para ser justo con algunas personas que se merecen el respeto de no hablar de esto en el blog.).
Ahora tengo una nueva etapa que cumplir, aunque espero ser trasladado a otro archivo donde pueda tratar la Historia y no tanto lo burocrático en Septiembre. Que me lo concedan es otra cosa. En el ACUAH espero al menos tener algo más de conversación, realmente en un trabajo, sobre todo cuando es en equipo, el factor que nos hace sentir humanos y no robots de trabajo es muy importante. En cuanto al AGA, algún día me gustaría regresar... quizá aprobando oposiciones.
Un saludo y que la cerveza os acompañe.

viernes, julio 09, 2010

NOTICIA 799ª DESDE EL BAR: EL OASIS DEL MUNDIAL

Ahora que España está a punto de jugar la final del Mundial de Fútbol contra Holanda en la República Sudafricana, me planteo cierta cuestión. Me alegra el hecho, y a la vez pienso si no serían más héroes todos los futbolistas de élite que han jugado y juegan este mundial, de cualquier nación y Estado, si en estos tiempos de crisis jugaran por el alojamiento y la comida del momento, en lugar de por los millones que se sumarán a los millones de los que ya tenían. Teniendo en cuenta que algunos sueldos de estos deportistas superan el producto interior bruto de algunos países del continente africano donde juegan, y que con ese dinero podrían solucionarse varios problemas de varios millones de personas del mismo continente, realmente, aunque a los países occidentales estemos encontrando un oasis en medio del desierto de nuestras vicisitudes, ¿no sería más épico y heróico, repito, que jugaran el Mundial de modo altruista en estos tiempos de crisis? Porque dinero generan dinero, el cual genera trabajo desde la misma Sudáfrica al resto de planeta, agencias de viajes, fábricas, empresas de alimentos, hostelerías, medios de comunicación, seguridad... y eso es bueno, sumado a ese ánimo que nos están dando, pero, ¿no sería mejor aún si esos sueldos no fueran tan escadalosamente abultados? Aplaudo a nuestros futbolistas por los sueños que nos están dando tan buenos, pero a la vez sé que aplaudo sueños supravalorados. Sus sufrimientos no son los míos. Sí, como españoles un jugador y yo deseamos lo mismo: ganar el mundial, con emoción, de forma bonita, pero como españoles no sufrimos lo mismo, sufriremos si perdemos el partido y el Mundial, sí, tal vez, pero mi oasis se habrá acabado y volveré al desierto de la crisis económica llena de callejones sin salida laborales y económicos, mientras ellos no habrán salido del oasis, simplemente porque viven en un vergel con tapias para que no pasemos a él.
Mi apoyo y enhorabuena a la selección de fútbol española. Nos llenan de ilusión y a la vez están generando trabajo y movimiento de dinero que provoca ese trabajo tal y como está planteado el sistema económico actual. Pero una cosa no quita la otra para plantearme si no serían más héroes si renunciaran a sueldos tan supravalorados cuando es evidente que no los necesitan tanto como otras personas. Eso también sería darnos a todos una prolongación del oasis, pase lo que pase en el partido, porque estarían dando ejemplo a otra gente con muchos millones acerca de la solidaridad en tiempos de crisis. Que la cerveza os acompañe... y a ver si ganamos el Mundial de Fútbol por primera vez en la Historia para poder celebrarlo más aún de lo que llevamos ya de celebración.

martes, julio 06, 2010

NOTICIA 798ª DESDE EL BAR: JUAN JOSÉ DE AUSTRIA, PRIMER DICTADOR DE ESPAÑA


¿Cuál fue el primer dictador de España? Un bastardo. Juan José de Austria, "Segundo Juan de Austria".

Cuando España se fundó como Monarquía Hispánica tras la Guerra de Sucesión Castellana de 1476 - 1479 entre beltranejos y partidarios de los llamados Reyes Católicos, comenzó una etapa de gobierno de Reyes fuertes. El último personaje que había ejercido casi de dictador, sin llegar a serlo, había sido Álvaro de Luna en el Reino de Castilla en la primera mitad del siglo XV, aún sin existir España como tal. Desde la fundación de la monarquía autárquica de los Reyes Católicos, y pasada la guerra civil fundacional, la península vivió una etapa de guerras de conquista sobre el Reino Nazarí de Granada, el Reino de Navarra y las Canarias. Hubo otras guerras y conquistas a lo largo de Europa, América y norte de África, y violencias como la que ejercía la represión católica de la Inquisición, la expulsión de los judíos, o los ataques corsarios por todas las costas españolas, con ayuda de los moriscos de la península en las costas mediterráneas. Aún más, cuando se proclamó Rey de la Monarquía Hispánica a Carlos I en 1517 se formaron rebeliones armadas con carácter de guerra a causa de los partidarios de las germanías del reino de Valencia y los comuneros de Castilla. Pero en general se comenzó a conquistar un Imperio Español que daba una gran autoconfianza a los propios españoles. En 1567 se produjo otra guerra interna dentro de la península, la Guerra de las Alpajurras. La población morisca rebelde fue sofocada entonces por Juan de Austria, hermano bastardo del emperador Felipe II. Poco después, la batalla de Lepanto en el Imperio Turco Otomano, en 1571, recomenzó una serie de victorias españolas ininterrumpidas y de guerras fuera de las fronteras peninsulares (que no de la España Imperial).

La literatura de esa etapa, el Siglo de Oro español, reflejan una mentalidad hispánica muy orgullosa de sí. En la documentación del gobierno central del Imperio el Rey mencionaba todos sus títulos, poniendo entre ellos el de Señor de Jerusalén. España nunca gobernó en Jerusalén, pero los Reyes Católicos usaron aquel título como propaganda política. Expandieron la falsa leyenda mística de que España conquistaría Jerusalén y devolvería todos los territorios cristianos, previos a los musulmanes, a los cristianos. Era parte de una propaganda bélica para reconquistar Granada, pero una vez conquistada siguieron usándola dado que sus victorias militares parecían dar confirmación a la falsa leyenda, y miedo en los adversarios y vecinos políticos. No obstante, Felipe II, desde la década de 1580', tuvo más etapas de pacto con el Mediterráneo musulmán que de enfrentamiento. El objetivo a batir era la Europa cristiana protestante, no tanto ya el Meditérráneo musulmán. Y esa Europa en cuanto a que atacaban al Imperio Hispánico, no por muchas más razones.

Así, los españoles desarrollaron una mentalidad de fortaleza, sólo socabada por el hambre, que se truncó cuando se probó el sabor de la guerra en el propio suelo por primera vez en ochenta años. Fue en 1640, cuando Cataluña, Andalucía y Portugal se rebelaron contra Felipe IV y su valido, el Conde-Duque de Olivares. querían la independencia. La rebelión de Andalucía apenas era apoyada sólo por una casa nobiliaria, fue detenida sin batallas. La de Portugal llevó a una guerra y a la independencia de Portugal con ayuda de Inglaterra. Los catalanes contaron con la ayuda de Francia. La guerra fue cruenta, pero los catalanes abandonaron a su aliado francés y pidieron perdón y reintegración a España cuando vieron que los franceses les trataban como subordinados, siendo su gobierno centralista, y no federalista como era la Monarquía Hispánica. Tras una guerra duradera (de 1640 a 1652), Cataluña regresó a España descubriendo más beneficios en ella que fuera de ella. Pero la semilla de la guerra en la península ya había sido implantada.

Cuando en 1665 murió Felipe IV heredó el trono su único hijo legítimo con la reina que había sobrevivido, Carlos II, un menor de edad lleno de problemas médicos físicos y psíquicos de toda clase, resultado de varias generaciones de incestos en la familia real Augsburgo.

A Carlos II le gobernaría su madre, los presuntos amantes de ella o bien sus favoritos, su esposa, y algún ministro afortunado que recuperó en todo lo que pudo al Imperio Español de su ruina económica, como los nobles Valenzuela y Oropesa. Incluso en sus últimos momentos, en 1700, Carlos II tuvo alguna lucidez para ejercer el gobierno. Pero era evidente que aparte de estéril era deforme, de salud débil, y con cierta minusvalía psíquica empeorada por repentinos ataques psicológicos y tormentosas sesiones de exorcismos para curarle. Su propio padre, Felipe IV, trataba de no verle de niño, le horrorizaba su visión. Pero Carlos II contaba con un hermano bastardo.

Felipe IV, gran aficionado al teatro, no pudo menos que tener un hijo con una actriz famosa, María Calderón. Juan José de Austria, apodado "el Segundo Juan de Austria" (el cual también fue hijo bastardo) había nacido en 1629. Su sangre había sido "aireada" al no ser hijo de un incesto. Por ello era un hombre totalmente contrario física y psicológicamente a lo que su hermano Carlos era. Sin embargo tenía un complejo: ser hijo del Rey Emperador del mundo y sin embargo ser un segundón por ser hijo bastardo, mientras su hermano era el Emperador cuando era evidente que era incapaz de gobernar por sí solo. Por ello intentó conspirar contra su propio hermano en 1669, sin lograr apoyos. Los intereses de poder se cerraron en torno a Carlos II. Cuando el rey se hizo mayor de edad en 1675, Juan José de Austria volvió a intentarlo sin éxito. Pero en 1677 logró su objetivo. Dio un golpe de Estado tras marchar con un ejército desde Cataluña a Madrid. Había usado en su marcha a muchos nobles descontentos de Cataluña unidos a los que habían quedado al margen de los círculos de poder en Madrid. El pueblo, se mantuvo pasivo en la guerra, entre la lealtad al rey y la certidumbre de que necesitaban a alguien fuerte en el gobierno. Juan José de Austria no destronó a su hermano pero ejerció el gobierno como el primer dictador, propiamente dicho, desde la fundación de España en 1476.

Lo que no sabía Juan José de Austria es que su personalidad ambiciosa le llevaría en poco tiempo a numerosas enemistades en el gobierno, peligrosos errores económicos para el Imperio, la insatisfacción de la Iglesia Católica y varias derrotas militares en guerras internacionales. Hubiera ido al descalabro político si no hubiera sido porque murió de forma natural en 1679, con 50 años. El primer dictador de España sólo gobernó dos años. El reino volvió a recaer en las manos de su hermano Carlos II y sus círculos políticos.

Carlos II en su última etapa de gobierno logró recuperar en algo la Hacienda de España y cierta neutralidad política, hasta donde pudo, pues hizo frente a alguna guerra a la que le arrastraron los malos consejos y los ataques de otros reinos. Cuando murió en 1700 con 39 años y sin descendencia fue capaz de crear un testamento en favor de un familiar indirecto joven que podía garantizar que España no se repartiera entre países extranjeros, Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia, llamado a heredar Francia se quedó sin aquella por heredar España y transformarse en Felipe V de España, primer rey Borbón de la península.

No fue sin otra guerra civil entre españoles, y una vez más en ella volvieron a intervenir ejércitos extranjeros. La Guerra de Sucesión comenzó en 1700 (en el campo de batalla no lo hizo hasta 1701) y acabó en 1715 con la rendición de Mallorca. Nada más aceptar el trono Felipe V de Borbón, un austriaco del Sacro Imperio Romano Germánico, el archiduque Carlos, familiar lejano de Carlos II, lo reclamó para sí alegando que él era Aubsburgo y por tanto con más derecho que un Borbón. Por diversos motivos le apoyaron ingleses, reinos italianos y otros, mientras que a los Borbones les apoyaron los franceses. La guerra fue algo más que una guerra de Sucesión. Los españoles ventilaron en ella diferentes conceptos políticos de qué debía ser España, aunque a la población civil en general estos conceptos se les escapaban y solían apoyar a Felipe V por ser, simplemente, el heredero del testamento de Carlos II, quizá cansados de la ruina de España y alumbrados por el rico Imperio Francés de la época. No se les escapaba tanto a los habitantes del Reino de Aragón de la Monarquía Hispánica. Felipe V quería acabar con el federalismo e instaurar la centralización del gobierno, ser rey absoluto, como lo eran los reyes en Francia, y prescindir de determinados elementos que coartaban sus decisiones, como los diferentes fueros e intituciones de la península que habían formado el Estado español durante varios siglos. No quería ser rey de reinos federados, sino rey de un sólo reino unitario y centrado, donde su voz era el único gobierno, por más que se mantuvieran determinados Consejos, Cortes y demás.

La guerra acabó en favor de Felipe V de Borbón (incluyendo un cambio de bando a su favor por parte inglesa). Cataluña, la región más partidaria del archiduque Carlos, pese a perder sus fueros y varias instituciones, y sufrir una represión en su nobleza, se vio satisfecha en cuanto el nuevo Rey creó medios de defensa a los trabajadores del campo frente a sus Señores, por primera en ese 1714 podían acceder a cargos de gobierno en Castilla, por ello: del gobierno central del Imperio, podían comerciar directamente con América, hasta entonces sólo lo hicieron indirectamente. Su derrota incluyó una serie de ventajas que provocó que Cataluña prosperase mientras Castilla, debilitada por siglos de guerras mantenidas casi en exclusiva por ella sola, no supo salir adelante y se enquilosó paulatinamente. Sin embargo, Cataluña y Valencia siempre mantendrían desde entonces la espina política clavada de haber perdido su fueros y con ellos su federalismo para imponérseles un gobierno central con capital en Castilla.

Aunque el siglo XVIII español no volvió a conocer más guerras en el suelo penínsular, salvo la revuelta del motín de Esquilache de 1767 centrada en Madrid y Cataluña, y más bien España conoció muchos años de paz que no había conocido desde su fundación (y aún con todo estuvimos en varias guerras internacionales), los conflictos bélicos fratricidas vividos desde 1640 habrían de permanecer en el ambiente de una mentalidad hasta la siguiente guerra fratricida: la de Independencia, y de ahí a las carlistas, y de ahí a la dictadura de Primo de Rivera, y de ahí a la guerra civil española y la dictadura de Franco, y de ahí, con cierto regusto extraño esas dos Españas que aún hoy día resuenan. Porque en esos conflictos salieron a relucir muchos conceptos de cómo deberíamos ser España, y no me refiero ya a territorios, si no a conceptos que transcienden el origen territorial, como por ejemplo el reparto de la riqueza, la libertad religiosa y de pensamiento o no, la solidaridad o la no solidaridad, la autoridad única o la autoridad de la sociedad organizada por sus propias decisiones, y otras muchas concepciones que fueron las que el escritor y periodista Mariano José de Larra hizo pronunciar por primera vez a comienzos del siglo XIX que exisitían dos Españas, las mismas por las que Antonio Machado escribió en el siglo XX como advertencia a los españoles que estaban por nacer, a nosotros:

Ya hay un español que quiere
vivir y a vivir empieza,
entre una España que muere
y otra España que bosteza.

Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.
(Antonio Machado -1875-1939-, "Españolito que vienes al Mundo").

(P.D.:El cuadro es anónimo, se puede ver en el Museo del Prado)

lunes, julio 05, 2010

NOTICIA 797ª DESDE EL BAR: BARCO DE VELAS NEGRAS


Al lado de un reloj de pared,
me contaron las horas
perdidas en barcos de velas negras desplegadas,
cruzando la vida, enredando la red.

Encontré estos versos anotados en un cuaderno antiguo de 2002 donde componía poemas. En la página anterior veo que ya trabajé sobre ello anotando estos dos versos más, posiblemente como variante de una idea de metáfora:

He puesto un barco de velas negras
en algún lugar de las venas.

En ese segundo verso también anoté una posible variante, anotando abajo entre paréntesis: "en algún lugar de tus venas", a diferencia del verso que dice "las venas", cambia el sentido radicalmente. Son versos que no llegaron a ningún sitio. Pero reencontrarlos me ha resultado reencontrarme con una sensación de aquellos días al leer los borradores de poemas que sí se acabaron y que incluí en "Cuaderno de poemas (una visión al revés)" en las hojas cercanas a esta hoja.
Post data: El cuadro es de Juanma. Lo compré anoche y se lo regalé a una amiga. Es una barca china que me recuerda las que dibujó Hugo Pratt en las aventuras de Corto Maltés al principio del siglo XX.