viernes, agosto 04, 2017

NOTICIA 1728ª DESDE EL BAR: ANORMALIDAD

Vivimos desde hace años en la anormalidad. Uno de los puntos a examinar de la Historia española actual es la gran cantidad de anormalidades acumuladas desde 2011, esto es: desde el gobierno del Partido Popular con Mariano Rajoy. En los meses precedentes a su ascenso al poder, durante el gobierno de Zapatero con el PSOE, ya habían ocurrido algunas cosas que no solían ser corrientes. El Movimiento 15M, la reforma del artículo 135 de la Constitución sólo con un acuerdo del PSOE y el PP y el adelanto de las elecciones generales, donde salió elegido el PP. A partir de ahí se han vivido muchas más cosas nunca vistas antes: 

.- La mayoría absoluta más grande en unas elecciones en la Historia reciente. 
.- Ser en el periodo 2011-2013 el periodo de mayor número de huelgas, manifestaciones y asociaciones ciudadanas desde la Transición, pero ser desde 2014 el periodo que menos huelgas, protestas y participación hay.
.- El mayor número de reformas legales en un tiempo muy breve en 2012-2013.
.- Ser el gobierno que más ha privatizado el sector público.
.- Dos huelgas generales en tan sólo un año, el 2012.
.- El mayor número de recortes económicos y pérdida de derechos adquiridos. 
.- Ser el gobierno democrático donde más aumentó la desigualdad social.
.- El nacimiento de nuevos partidos que en tiempos breves también han logrado acabar con el bipartidismo y entrar en el gobierno. Especial protagonismo de Podemos y Ciudadanos.
.- Ser el gobierno con menos cambios ministeriales de todos los gobiernos habidos.
.- Que abdique el rey en 2014, nombrándose rey al sucesor, y mientras aumenta el sentimiento republicano en la sociedad.
.- Que dimita un ministro en el gobierno en funciones de 2015-2016. 
.- Ser el gobierno que de ser el más apoyado en escaños ha sido el que más rápido se desprestigió en cuatro años, perdiendo la mayoría absoluta más abultada de la Historia actual.
.- Gobernar el PP de Rajoy una segunda legislatura en 2015-2016 que fue la más corta de la Historia actual, por ser en funciones y no lograrse formar gobierno estable, por lo que se repiten elecciones y ganar como para gobernar una tercera legislatura desde finales de 2016, pero tras duros forcejeos.
.- Hundirse el principal partido de oposición, el PSOE y dividirse en peleas internas con un golpe de mano en su organización interior. Diluirse Izquierda Unida dentro de Unidos Podemos. Desaparecer CiU mientras se activan todo tipo de iniciativas legales y no legales para la independencia de Cataluña. 
.- Ser el gobierno donde se están gestionando el mayor número de casos de corrupción, cuya magnitud sobrepasa incluso los casos de corrupción destapados en los años 1990. Casos de corrupción que han afectado a gente del partido gobernante, sindicatos y hasta la Casa Real y que, pese a lo evidente de la corrupción en torno a gente del PP, sigue ganando apoyos en las urnas como para seguir gobernando.
.- Un presidente de gobierno compareciendo ante la prensa usando una retransmisión en directo por televisión, evitando que le puedan hacer todo tipo de preguntas incómodas por los casos de corrupción.
.- Ser el primer gobierno con ministros reprobados y no dimitir estos, manteniéndolos en su puesto.
.- Que se produzca una moción de censura, aunque fracasada.
.- Que el jefe de gobierno, el presidente Rajoy, declare como testigo de un macro caso de corrupción en la Audiencia Nacional y no pase nada, como si fuera algo normal.
.- Crear una amnistía fiscal anticonstitucional y no dimitir su ministro de Hacienda.
.- Regresar en 2016 al Producto Interior Bruto (PIB) al nivel de comienzos del siglo XX, y en el 2017 de la noche a la mañana recuperarse a nivel de 2008, comienzo de la crisis.
.- Lo anterior teniendo en cuenta que los presupuestos generales del Estado están prorrogados y sin aprobarse desde finales de 2015 y que aún, en verano de 2017, están en fase de su proceso final de aprobación.
.- Vivirse desde 2015 que las tasas de mortalidad son mayores que las de natalidad.
.- Superar año tras año el aumento de temperaturas por el cambio climático y no querer reconocerlo, e incluso entorpecer con leyes el avance de energías renovables.
.- Parar de súbito los procesos de examenes y contrataciones para crear puestos de trabajo público desde 2012, deteriorando más el sector público, ya deteriorado por los recortes, y sacar en un pocos días de 2017 la mayor oferta de puestos de trabajo público jamás vista en España, más de 25.000 puestos o de 30.000, ya no sé cuántos van.
.- Que se fusionen cajas de ahorro en bancos y que algunos bancos se hundan y otros se rescaten, mientras se deja hundir muchas economías familiares pequeñas.
.- Ser el gobierno que más desempleo ha creado, siendo su peor año el periodo 2012-2013, tras la reforma laboral, pero a la vez mejorar las cifras de contrataciones como para llegar al nivel de 2008 en 2017.
.- Ser el gobierno que más gente se ha ido de España en busca de trabajo desde que esto ocurriera con la dictadura de Franco en los años 1960-1970.
.- Ser el primer y único gobierno que ha usado dinero del fondo público para las pensiones para hacer frente a otros pagos del Estado. Asunto que reiteró varios años seguidos hasta el punto que para pagar la paga extra de las pensiones del verano de 2017 se ha tenido que pedir un préstamo.

Muchas de estas anormalidades las mencioné en los análisis de lo que estaba pasando en España en 2016, en la Noticia 1639ª y en la Noticia 1655ª, y también, en cuanto a la inactividad alcanzada por los trabajadores a la hora de protestar, en el 1º de Mayo de este 2017, en el análisis de la Noticia 1700ª.

Pues bien, ya podemos sumarle otros datos anormales a estas anormalidades. Según el periodista Antonio Maqueda, del diario El País, en su artículo "3 de julio: el día que más empleo se creó en la Historia de España", el pasado viernes 30 de junio de este año 2017, desde el que han pasado treinta y cinco días, fue el día que más puestos de trabajo se destruyeron en toda la Historia de España, 257.014 empleos, 257.014 personas que se quedaron sin trabajo, un poco más de un cuarto de millón de personas. Eso lo informó Manuel V. Gómez en el mismo periódico, en el artículo "30 de junio de 2017, el día en el que se evaporaron 260.000 empleos de golpe". El propio periodista Antonio Maqueda ya había informado en 2016 que el 31 de agosto de aquel año fue el que más empleos se destruyeron, 236.837 (esa otra noticia se puede ver por aquí). Así que llevamos dos años seguidos donde en verano se ha batido el récord de destrucción de empleo en un sólo día en la Historia de España. El máximo: 257.014 personas perdieron su trabajo el pasado 30 de junio de este año. Ahora bien, pasó el fin de semana que nos cambió de mes de junio a julio y resulta que el lunes 3 de julio se volvió a crear una cifra histórica nunca vista, fue el día que más empleo se creó en la Historia española en una sola jornada. Ni más ni menos que se contrataron a 520.301 personas, quedando la variación neta entre contratados y despedidos de ese mismo día en 222.864 personas. El récord de contrataciones en un sólo día lo tenía esta vez el año 2012, el 2 de julio, con 468.064 contratos, pero muchísima menos destrucción de empleo en esa misma jornada, la variación neta es de 86.649 personas, fue mucho más provechoso ese 2012. La cifra más parecida fue del año pasado en 2016, el 4 de enero, con 411.243 contratos y una variación neta respecto a los despidos ese mismo día de 108.948 puestos de trabajo. Sea como sea, el pasado 3 de julio se crearon 520.301 puestos de trabajo, más de medio millón de personas, siendo el día de mayor creación de empleo de la Historia española, estando a dos días de distancia del día que más empleos se destruyó en la Historia de España. ¿No es sospechoso?

Al ritmo de contrataciones se estima que este 2017 ocurrirá otra anomalía, se crearán veinte millones de contratos en un sólo año, pero tiene trampa, igual que las cifras anteriores: la creación de veinte millones de contratos no implica ni contiene en sí que para diciembre de este año haya veinte millones de personas trabajando. Los contratos que se hacen no son indefinidos, ni tampoco fijos. Son temporales, extremadamente temporales. Se hacen muchos contratos, pero unas mismas personas reciben varios contratos por ser sus empleos en exceso de temporalidad y duración breve. Desempleo, contrato, desempleo, contrato, desempleo; más o menos la secuencia es esa si se tiene suerte, más de uno como secuencia sólo tiene: desempleo. Según las estadísticas de empleo, del mismo modo que hace menos de una semana se decía que hemos recuperado el ritmo de contratación de antes de la crisis económica en 2008, cosa que es cierta, también dice que sólo uno de cada veinte trabajadores obtienen un contrato de trabajo indefinido. Enhorabuena a los premiados. 

Se crean cifras máximas de contratos, pero a la vez el sueldo más común que se ofrece es de 700 a 900 euros, pero, según la estadística, más de un 60% de empresarios han aumentado su salario, mientras que los trabajadores han perdido su capacidad adquisitiva en más del 50%, más de la mitad. La última estadística que medía qué sueldo medio necesitaría un español medio para vivir sin agobios ni problemas, no como para tener una vida de lujos y caprichos, pero sí para vivir sin agobios de la amenaza de quedarse sin dinero  lo largo del mes, era entre 1.200 y 1.500 euros. Llevamos años viviendo de una extraña suerte de milagro traducida en esfuerzos que la gente del gobierno y los empresarios medianos y grandes ni se pueden hacer una idea real. Los trabajos duran de media en nuestros tiempos desde menos de un mes a dos o tres meses, si tienes suerte: entre cinco y seis meses. Una persona puede encadenar o bien tener dos o tres o más contratos en un sólo año, aunque lo cierto es que el número de desempleados sin ingresos y más de un año en el paro aumenta y se estabiliza. De los contratos que se crean, empiezan a abundar, además, los de tiempo parcial, lo que implica aún menos sueldo y más inestabilidad, así como la necesidad de encontrar otro empleo más para completar los ingresos necesarios para pagar facturas. Por muchos contratos que se creen, estos son de tan ínfima calidad que como dice un mensaje que va circulando de persona en persona por las redes sociales: "destruyo un puesto de trabajo de 1.500 euros de sueldo, contrato tres trabajadores a tiempo parcial a 500 euros, como resultado logro crear dos puestos de trabajo nuevos y no consta que se haya perdido el tercero. Ahora bien, viven sin prácticamente dinero cuatro personas: el despedido y los tres nuevos contratados". 

La temporalidad, la parcialidad, la estación de verano... Uno podría pensar que muchos de los empleos del 3 de julio han sido en el sector turístico, probablemente lo sea, lo que al menos yo he podido leer en esa estadística es que 100.000 trabajadores de la enseñanza han sido mandados al paro, ya se les contratará en otoño, tal vez. No se les garantiza la tranquilidad para crear su vida y desarrollar su profesión con planes educativos a medio y largo plazo, que es como más efectivos podrían ser en su alumnado. Eso por poner un ejemplo. El desempleo sigue siendo muy alto, y los que son contratados lo son tan poco tiempo que en ese mismo año, este, están más tiempo en el desempleo que empleados, pero esas no son las estadísticas que le gustan al gobierno.

Lo curioso es que estas cifras que año tras año baten récord histórico de despidos y de contratos en un sólo día en España, se vienen repitiendo en verano desde 2012. O en otras palabras: desde la reforma laboral del Partido Popular tan calamitosa para la clase trabajadora y tan beneficiosa para los empresarios. La facilidad para despedir y la facilidad para recibir ayudas por contratar desempleados se ha transformado en una práctica horrible que a mí me parece un fraude de ley que lastra a la sociedad y a España misma. Las cifras pueden cuadrar a los empresarios y políticos, pero no cuadran a la sociedad. Tarde o temprano nos estamparemos contra la pared y con fuerza. No son palabras vacías las de la Unión Europea cuando le dice a España que tiene que hacer esfuerzos por lograr que se creen empleos estables y de calidad en durabilidad y en sueldo. Y el que avisa, no es traidor.

Algo pasa para que un viernes sea el día que más empleo se destruye y al lunes siguiente sea el día que más empleo se crea. Sin embargo, esta noticia ha pasado prácticamente desapercibida por los medios de comunicación, muy entretenidos en comentar lo que ocurre en Venezuela, dedicándole sólo la semana pasada de cuatro a cinco páginas de la sección de noticias internacionales, dato real, no exagerado. En la sección nacional ya se encargan de saturarla con todo tipo de informaciones sobre Cataluña. Así que se le priva de importancia a noticias y análisis como los aquí comentados, pero se nos insiste en Venezuela como si fuera lo más importante que nos deba preocupar a los españoles. Tanto se nos hace saber de Venezuela que no sabemos nada ni de ella ni de nosotros. Venezuela, Venezuela... Por cierto, ¿qué tiempo hará en Cumaná? Ando intrigadísimo con eso, como si me fuera la vida en ello, en su parte metereológico. Tanto hablarnos de Venezuela y no se nos dice nada del tiempo en Cumaná. Voy a mirarlo. Saludos y que la cerveza os acompañe, cibernautas.

2 comentarios:

Canichu, el espía del bar dijo...

El tiempo en Cumaná hoy, 4 de agosto de 2017, tiene una máxima de 31º y una mínima de 27º. Habrá descenso de la temperatura hacia el final del día. Se esperan precipitaciones y algo de viento de velocidad a 8 kilómetros por hora.

Canichu, el espía del bar dijo...

¡Nuevo record! Ya no tiene el mérito el 30 de junio, ¡ahora el 31 de agosto tiene el nuevo record del dia que mas puestos de trabajo se han destruido! Tenemos que reirnos por no llorar.