viernes, diciembre 29, 2017

NOTICIA 1760ª DESDE EL BAR: DOCE AÑOS DE NOTICIAS DE UN ESPÍA EN EL BAR

Son las 00:00 horas del 29 de diciembre de 2017 y eso quiere decir que Noticias de un espía en el bar cumple doce años de existencia. Este año las cifras dicen que han habido 80.262 lectores, lo que nos pone en la cifra promedio de 6.688'5 lectores al mes, aunque como todo promedio unos meses han habido más (muchos más) y otros menos. Como todos los años: muchas gracias. 

Este ha sido un año con extrañas puertas ocultas a jardines inhóspitos no siempre floridos. ¿Qué contar de un año que no sea hablar de las puertas secretas escritas en los libros hebreos? En la Venecia de la Baja Edad Media, la del comienzo del Renacimiento, había un gran número de casas de judíos cuyos patios escondían puertas secretas que llevaban a lugares misteriosos donde se decía que se producían rituales mágicos y misteriosos, lecturas de la Cábala o investigadores de la alquimia. Puertas que transportaban a otros lugares kilómetros más allá o bien fantásticos. Puertas que llevaban a secretos y a otras puertas pobladas por otras creencias, como las de los masones, con extraños rituales, juramentos y sociedades de inconcebibles intenciones. Puertas con adoradores de demonios o de dioses antiguos, puertas de perseguidores de sociedades justas, puertas difíciles de hayar y más difíciles de penetrar. Puertas y más puertas ocultas por enredaderas. Puertas que llevaban a otras puertas a través de largos pasillos oscuros, como nos muestra Un hombre serio (hermanos Coen, 2009), o puertas inesperadas bajo escaleras en patios interiores que nadie sospecharía que existen en determinados edificios, como se ve en las aventuras de Corto Maltés pintado por su creador, Hugo Pratt.

Y como siempre, mencionaré datos para los curiosos. Aunque entre las diez entradas más leídas de 2017 no hay ninguna de este año, y siguen habiendo varias del 2016, si la procedencia del mayor número de lectores siempre ha sido encabezada desde 2005 por lectores españoles, hay que decir que este año 2017 por primera vez el mayor número de lectores interesados en lo que escribo no son españoles, son estadounidenses. En una cantidad muy destacada y sobresaliente, es Estados Unidos de América el Estado que más lectores ha registrado en 2017 de aquellas cosas que os escribo. Esta tendencia en la que los estadounidenses comenzaron a leerme más comenzó con la publicación en 2016 de mi libro Relatos de la Gran Guerra, en los primeros meses de 2017 la tendencia en alza tomó la delantera a los lectores de España, y se potenció con la publicación este año de Balada triste de una dama. En 2016 así había quedado la lista de los lugares de procedencia por orden de donde más me leían entre los diez principales: 1º España, 2º Estados Unidos de América, 3º México, 4º Alemania, 5º Federación Rusa, 6º Argentina, 7º Colombia, 8º Francia, 9º Chile, 10º Perú. Ahora mismo, con ese vuelco mencionado, en 2017 ha cambiado sustancialmente, queda así: 1º Estados Unidos de América, 2º España, 3º México, 4º Alemania, 5º Federación Rusa, 6º Argentina, 7º Francia, 8º Colombia, 9º Chile y 10º Ucrania. Aparte del aumento sorprendente de lectores estadounidenses, que ya el año pasado apunté que estaban en aumento en los últimos meses, nótese también el aumento lento pero sostenido estos últimos años de lectores desde Francia, probablemente por un número creciente de lectores que de vez en cuando se han manifestado por redes sociales, algunos sin que yo les conozca de nada, y que son emigrantes españoles o directamente franceses interesados en algunas cosas que cuento. En todo caso, lo sorprendente es el aumento de los lectores estadounidenses, asociados a esas publicaciones de mis libros, al menos en fechas. Es algo que quizá le pueda servir de dato a quien se dedique a analizar cuestiones de relaciones diversas o de comprensión entre personas de USA-España, o de consumo de Internet, o de otra índole.

Saludos y que la cerveza os acompañe.

2 comentarios:

Liliana dijo...

Felicitaciones por un año más... que se abran nuevas puertas y que se multipliquen los lectores. Un abrazo y ¡feliz 2018!, Liliana

Canichu, el espía del bar dijo...

Muchas gracias. Feliz año, un abrazo. Un placer tenerte.